30 noviembre 2022

SE REALIZA LA COLECTA DIOCESANA

Viernes 10 de noviembre de 2017.

Un año más, el 11 y 12 de noviembre, se llevará a cabo la Colecta Diocesana en cada una de nuestras comunidades. Bien sabemos que el dinero en la Iglesia suele ser motivo de suspicacias, malos entendidos y hasta “novelas”. Al mismo tiempo debemos constatar con realismo y gratitud que, en nuestra Diócesis, el sostenimiento de todas las obras de la Iglesia se lleva a cabo gracias en su gran mayoría gracias al aporte voluntario y generoso de los fieles. ¡Y esto es algo muy positivo!

En este sentido el lema que ilumina nuestro peregrinar como Iglesia particular “Caminar en comunión para anunciar a todos la alegría del Evangelio” también incluye a la economía eclesial. Pensemos simplemente y tomemos como referencia la economía familiar. También la Diócesis para seguir en marcha y continuar con su servicio y anuncio evangelizador necesita de fondos y recursos económicos.

El pago de los servicios y sueldos que toda estructura y organización requieren, socorrer a las comunidades más necesitadas, salir al paso de imprevistos que nunca faltan, la formación de los seminaristas, la formación permanente de los sacerdotes, sostener a comunidades religiosas más necesitadas o la participación u organización de encuentros eclesiales en diferentes niveles, son las realidades o instancias a las cuales se destina lo recaudado a nivel diocesano.

Tengan la seguridad de que la transparencia, la austeridad y el apoyo a las realidades más necesitadas, son el criterio y la norma que rigen la administración económica diocesana.

(Aprecio y agradezco haber recibido la economía del Obispado sana y en orden. Desde el Economato del Obispado y el Consejo de Asuntos Económico -al que se han incorporado recientemente nuevos miembros laicos y sacerdotes- se viene pensando y trabajando para avanzar en una verdadera “comunión de bienes” que supone y requiere generación y optimización de recursos para ponerlos al servicio de la obra evangelizadora. Asimismo, con la natural discreción que conlleva, cualquier feligrés puede pedir información sobre cómo se gestiona o a qué se destina su aporte a la Diócesis)

Queridos hijos, hermanos y fieles: estimo que la mejor manera de convocarlos y solicitarles su contribución a la Colecta Diocesana, es la de informarles cómo se orienta y se lleva a cabo la administración económica desde el Obispado. Una vez más apelo a esa generosidad que nos permite “caminar en comunión” compartiendo, sirviendo, ayudando para que la obra evangelizadora de nuestra Iglesia diocesana siga adelante. No olvidemos lo dicho por el apóstol Pablo: “¡Dios ama al que da con alegría!” (II Cor 9,7)