26 septiembre 2021

Junín: FUE A HACER UNA DENUNCIA Y CASI LO LINCHAN

1494877956108
Alejandro Bertuzzi salvó su vida por milagro logrando escapar por el portón de la seccional policial del Barrio Belgrano, ensangrentado. Fue llevado al Hospital por un auto que llegaba al lugar. Una sola mujer policía estaba en el lugar que buscó defenderlo como pudo.

Lunes, 15 de mayo de 2017

Alejandro Bertuzzi vivió una odisea terrible este domingo. Todo comenzó cuando estaba visitando a amigos en la zona de Pasteur y Sáenz Peña en el barrio Belgrano, y le avisan que tres menores en bicicleta le habían sustraído elementos del interior de su camioneta.

Bertuzzi se subió a la camioneta, los siguió y los divisó en cercanías del FONAVI 144 en Vuelta de Obligado y Rivadavia. Allí, uno de los menores gritó "una camioneta" y raudamente huyeron hacia el interior de las torres. "Le pregunté en la parada de taxis si conocían a los pibes y me dijeron que no. Me dí cuenta que lo mejor era irme. Cuando iba por Rivadavia veo a una moto con dos personas y me empezaron a gritar "pará que te mató". Sigo la marcha y los perdí. Llamé al 911, hice la denuncia y vino un móvil, me atendieron y me aconsejaron hacer la denuncia en la Comisaría Segunda", contó Bertuzzi al medio periodístico JunínDigital.

Cuando llega a la comisaría de Dorrego y Siria y mientras estaba en la oficina correspondiente para realizar la denuncia, según continúa relatando el vecino, "escucho un griterío de familiares de estos pibes que me ubicaron en la comisaría, donde entraron como si estuvieran en su casa. Patearon todo, muebles, computadoras. Eran seis personas en la habitación, corriéndome de un lado para el otro. Una sola mujer policía de nombre Guillermina que se portó como una leona. Ella puso el cuerpo para defenderme como pudo. Era una sola policía por lo menos no intervino nadie más. Ahí me empezaron a tirarme patadas y trompadas. Pensé que me mataban o me dejaban lisiado para toda la vida", narró dramáticamente Bertuzzi.

"Pensé en escaparme y tuve suerte. Gracias a Dios y a la Virgen que me abrí camino, pude encontrar la puerta y salir a la calle. Paré un auto, pedí auxilio y me pude escapar de la seccional. Es una ironía: escapar de la comisaría porque los delincuentes y matones eran dueño de la seccional. Después de ir al Hospital donde me atendieron, me trajeron a mi casa y los policías me dijeron que no podía volver a la comisaría para recuperar mi camioneta porque "hay más de veinte civiles que sitiaron la seccional", señaló Bertuzzi que le comentaron los policías.

Todo esto ocurrió entre las 14 y las 17 del domingo. Bertuzzi agradeció a Luis Chami, asesor en materia de seguridad del Gobierno de Junín que "me atendió el teléfono. Se lo agradezco y me dijo que iba a hablar con los jefes. Dos horas después de la comisaría me avisaron que podía ir a la seccional para recuperar el vehículo y los documentos, pudiendo hacer la exposición, pero esos señores se fueron a ver el partido de River-Boca como si nada. Ahora parece que estoy en manos de estos tipos".

"Nos comunicamos con el fiscal después de las 20 que no estaba enterado de lo sucedido. No quiero que se oculte. Que estas personas paguen por lo que hicieron es la manera de protegerme y de proteger a la ciudadanía", afirmó.

Describió a algunos de sus agresores como tres hombres de mediana edad, robustos, uno un poco mayor, "que me tiraban patadas y trompadas hasta que pude escapar", relató. Bartuzzi contó que sus agresores eran seis, tres hombres y tres mujeres pero que más tarde, cuando su abogado se acercó a la Comisaría, le contó que había más de veinte personas.

Cuando volvió a la Comisaría Segunda se encontró con que ya estaban todo acomodado y que la mujer policía que lo defendió estaba bien.

Este lunes, Bertuzzi se reunió con el fiscal Terrón. Aclaró que "no tuve ni el más mínimo contacto y verbal con los menores, autores del ilícito cometido en su camioneta. Yo conozco que esta gente quiere pasar de víctimario a víctima", comentó.

El fiscal dispuso una custodia policial para Bertuzzi a la vez que fue derivado al área de Asistencia a la Víctima del Poder Judicial.

Bertuzzi -quien integró el foro municipal de Seguridad, representando al Sindicato de Vitivinicolas, SOEVA; del cual cual es dirigente gremial- consideró que es necesario que se reactive este organismo ante la creciente inseguridad que está padeciendo Junín. "Salvé la vida por milagro. Agradezco a Dios que estoy vivo", expresó como resumen del trágico episodio que le tocó ser protagonista para finalizar: "Yo no estoy en contra de nadie. Acá no quiero arrimar agua para ningún molino. Sin política. Solamente queremos vivir en paz y con seguridad".