18 septiembre 2021

RAUL ALFONSIN...

raulo_alf

Viernes 31 de marzo de 2017.

A veces, aquellos que se van son tan grandes que no notamos su ausencia, salvo en los momentos críticos.
Cuando necesitamos una guía, nos remitimos inexorablemente a algún gesto, hecho, frase o algo que sirva para lo que estamos viviendo.
Esto sucede con Raúl Alfonsín. Lo vigente, lo invariable, lo necesario es su legado.
Pocos Presidentes de la Argentina hicieron tanto para que los hombres y mujeres de la patria la amen tanto, vivan tan intensamente la libertad, valoren tanto sus derechos.
Esto sucedió con Raúl Alfonsín.
A los radicales nos dejó claras señales de por dónde debía transitar la militancia. Siempre junto a quienes menos tienen, siempre luchando por un país mejor, un país de iguales
Su dimensión, su valía la entendimos los radicales casi siempre.
Luego, la sociedad argentina también empezó a asimilar lo que implica su pérdida para la transformación de nuestra sociedad en una sociedad democrática, de respeto, de valor intelectual.
Su gestualidad y sus miradas son permanente recuerdo. Sus palabras cobran un valor que se llama legado.
Sus actos son enseñanzas que podemos transmitir cada día a nuestros hijos, a nuestros amigos, a nuestra gente.
Nadie hizo tanto por la construcción de la ciudadanía. Eso equivale hoy y siempre, a la construcción de igualdad de derechos, igualdad de oportunidades, igualdad de un futuro concreto, igualdad en el disenso.
Hoy inexorablemente no podemos recuperar su presencia física, pero en vez de mirar lo imposible, miremos, los argentinos todos, el recorrido de lo que para otros era algo inimaginable y para él una misión:
La defensa del estado de derecho defendiendo y exigiendo a la dictadura el fin de las desapariciones.
Al movimiento obrero la defensa de los trabajadores y no de una cúpula que responde invariablemente a los intereses de un partido que no democratiza la discusión para el mejor desarrollo de la vida de los trabajadores.
A los gobernantes el respeto por las minorías, ya que siempre las mayorías y minorías son circunstanciales.
A los ciudadanos la responsabilidad cívica de dotar a la democracia de contenido y no dejar que sea un estado de forma donde las decisiones pasan por algo alejado.
A los militantes, el compromiso patriótico y consecuente con una forma de vida que sin lugar a dudas no contempla la intolerancia ni la falta de formación.
Por supuesto que lo extrañamos y que nos hace falta.
Pero aun, en el dolor de su ausencia, seguimos adelante, en el convencimiento de que hay que seguir ideas y no hombres, tal cual él nos enseño.
Todo esto dejó Alfonsín. Como para no extrañarlo...

Jorge Silvestre
Diputado provincial
Presidente del Bloque de Cambiemos.