24 septiembre 2021

SE VIENE "UNA COMEDIA DE LA HOSTIA"

 chicos-catolicos-apostolicos-y-romanos

Lunes 27 de marzo de 2017.

Juan Manuel Artaza, Santiago Caamaño, Marco Gianoli, Tomi Munaretto e Imanol Rodríguez subirán al escenario del Teatro Rossini el  22 de abril. entradas a la venta en la boletería del teatro desde hoy a partir de las 17.30 hs.

Escrita por Juan Paya, la obra tiene versiones originales en México, España y Perú, así como también adaptaciones argentinas con elencos independientes en algunas ciudades y provincias de nuestro país.

La obra comienza con la llegada de un ángel encarnado en la figura del portero de la escuela, quien tiene la misión de convencer a cuatro chicos para que tomen la Primera Comunión con los demás compañeritos del curso.

La historia se compone de una sucesión vertiginosa de conversaciones —a veces en clase, a veces en el recreo— entre los alumnos, el portero y los maestros de la escuela. En ellas se evidencian, por un lado, las dudas y los planteos con respecto a la religión mal entendida, a los pecados, al Cielo, al Infierno, y por otro, las preguntas propias de la edad en torno a la sexualidad y otros tabúes, que llevan a situaciones propias del teatro del absurdo o del grotesco.

Cabe aclarar que la obra no está enfocada solo a la crítica religiosa sino que también abarca temas de la sociedad en general: la mala educación, la discriminación y a las agresiones que nacen desde el miedo y la censura ya que todo se ve como un pecado. Las metáforas o los eufemismos llevan a representaciones extrañas de la imagen de Dios, portador de un rayo que lanza sobre la gente cuando está enojado, o a groseras confusiones, como por ejemplo, el problema del cofre y la llave para referirse a los genitales.

Crecer implica angustias y también se evidencian en el bullying al chico gordo, la burla al chico que va a ser gay cuando madure, al que tiene una visión inocente del mundo, al que nunca entiende nada y al portero por ser de una extracción social diferente.

El director Carlos Kaspar utiliza pocos recursos para lograr espacios consistentes: cuatro cubos que se disponen de tal modo que cambian la escenografía de un momento al otro y una imagen de Cristo con una estética campestre elevado en el centro del escenario. Con un juego de luces, la música y el reacomodamiento de los cubos, cambia por completo el ambiente, de un instante a otro.