7 agosto 2022

MISA POR LA BEATIFICACION DEL CARDENAL PIRONIO

cardenal_eduardo-pironio
A 19 años de su fallecimiento, será celebrada por el obispo Ariel Torrado Mosconi el domingo a las 21 en Catedral.

Viernes, 3 de enero de 2017

Se invita a la comunidad a participar de la misa que celebrará el Obispo de la Diócesis de Santo Domingo en Nueve de Julio, Monseñor Ariel Torrado Mosconi pidiendo por la beatificación del cardenal Pironio. Lo hará este domingo a las 21 en la Iglesia Catedral de Nueve de Julio con motivo de cumplirse los 19 años de su fallecimiento.

Cabe recordar que la posibilidad de beatificación de Pironio se debe a que se le adjudica la curación milagrosa de un niño marplatense que había tragado y respirado purpurina, una sustancia altamente tóxica por su contenido de metales pesados. El niño, tras ser internado, se sanó completamente, hecho que se atribuyó a que el cardenal habría intercedido a través de las oraciones suplicantes de la madre del niño. 

Eduardo Francisco  Pironio nació en 1920 en Nueve de Julio, fue el primer latinoamericano que desempeñó un cargo en la Curia Romana y fue uno de los fundadores de la teología basada en la doctrina social de la Iglesia.

El extenso proceso de su beatificación fue impulsado en 2003, al cumplirse 5 años de su fallecimiento. El 11 de marzo del año pasado se cerró la instrucción diocesana, una etapa muy importante en donde se recogieron los testimonios, escritos y documentación sobre su vida, sus virtudes y su fama de santidad. De aquí en más continúan otras etapas que concluirán, de salir favorable todo el proceso, con un decreto del Papa Francisco considerando “venerable” al cardenal.

Pironio fue obispo auxiliar de la Plata y 1968-1975 se desempeñó como secretario general y luego presidente del Consejo Episcopal Latinoamericano (Celam). El papa Pablo VI lo llamó a Roma como prefecto de la Congregación para los Religiosos y en 1976 lo nombró cardenal. Por su parte, Juan Pablo II lo designó en 1984 presidente del Consejo Pontificio para los Laicos, cargo en el que tuvo un papel destacado en el diseño de la Jornada Mundial de la Juventud. Murió en Roma el 5 de febrero de 1998 y por su voluntad fue enterrado en el santuario de Nuestra Señora de Luján.