24 septiembre 2021

CRA PIDE "MAS DIALOGO" CON VIDAL

20161117080204_20161109173548_sin_titulo

Jueves 17 de noviembre de 2016.

Sectores del campo en la provincia de Buenos Aires siguen reclamándole a María Eugenia Vidal que los atienda y pidieron ser escuchados. “Queremos diálogo político”, dijeron desde la entidad agraria Carbap. Insistieron con pedidos de cambio en la Ley Fiscal Impositiva para bajar lo que calificó como “una inusitada presión” sobre el sector.
Así lo expresó el titular de la Confederación de Asociaciones Rurales de Buenos Aires y La Pampa (Carbap), Matías De Velazco, quien en diálogo con DIB señaló que “no hay canales de diálogo abiertos con los ministerios, a excepción de Agroindustria”, a cargo de Leonardo Sarquís.
Por ese motivo, representantes de la entidad encabezados por De Velazco mantuvieron ayer un encuentro con el vicegobernador Daniel Salvador, a quien le pidieron interceder con Vidal para reencauzar el diálogo institucional.
Desde la principal entidad agraria bonaerense advirtieron que en el sector existe una creciente “bronca con el Gobierno” por la “falta de interacción” con algunas áreas sensibles además de la productiva, como lo son la seguridad y la infraestructura rural. Pero el principal enojo –y sorpresa- de los productores pasa por el incremento de la presión fiscal, un ámbito que siempre fue motivo de duros encontronazos con la gestión del exgobernador Daniel Scioli.
En ese marco, los máximos dirigentes de Carbap iniciaron en las últimas semanas una ronda de reuniones con legisladores de todos los bloques políticos, con el objetivo de introducir modificaciones al esquema fiscal que el Gobierno plantea para el sector.
La preocupación mayor del sector es un revalúo del 38 por ciento en las tierras productivas, establecido en el artículo 4° del proyecto de Ley Impositiva. Carbap considera que el aumento se aplica “sobre la inflación de este año y no la proyectada para el próximo”, pero principalmente se alarma porque el retoque en las valuaciones fiscales impacta fuertemente sobre el resto de los impuestos provinciales y también sobre los tributos nacionales (sobre todo Bienes Personales) y hasta las tasas locales.
También los ruralistas piden la eliminación del Impuesto Rural Complementario, que grava con mayor impacto a las mejoras productivas de los campos, y el tributo a la Transmisión Gratuita de Bienes, a los que consideran como “impuestos que tenían una matriz ideológica y ningún impacto fiscal, pero que nos traen muchísimos problemas”.