1 agosto 2021

Impresora Braille: PARA LEERTE MEJOR

ibis

Lunes 7 de noviembre de 2016.

Son estudiantes de la Universidad de Buenos Aires y para una materia pensaron en “crear algo útil”. Joaquín Cortés explicó que “la idea era devolverle algo a la sociedad”. De qué se trata y cómo lo realizaron.

“Una persona no vidente nos habló, agarró un libro y nos dijo: ‘¿ves esto? Bueno, yo jamás voy a saber lo que contiene esto. Tiene mucha información a la que yo no puedo acceder’”.

Esa fue la primera motivación que tuvieron Joaquín Cortés, Julián Brizuela, Margarita Cortizas, Luciana Burrieza y Romina Paris para crear IBIS: Impresora Braille para la Inclusión Social.

Se trata de un proyecto realizado por el grupo de jóvenes a través de la cátedra de Tecnología 4 de la carrera de Diseño Industrial de la Universidad de Buenos Aires (UBA). Lo desarrollaron durante este año, “en los dos cuatrimestres de la materia”, y por IBIS fueron unos de los ganadores del premio Innovar 2016.

Una vez desarrollado el proyecto, se contactaron con Tiflonexos, una biblioteca para no videntes donde les mostraron cómo funcionaban y en base a eso pudieron “avanzar con cosas como los planos”.

“En el proceso nos dimos cuenta que la mejor forma de hacer posible que les llegue a todos era hacerla open source, significa que subiríamos los archivos de corte o impresión y el listado de materiales e instructivos de armado para que las personas puedan fácilmente armárselas en su casa comprando las piezas por separado y cargándole a la impresora un programa que vamos a subir a internet que sería la programación del mecanismo de funcionamiento”, detalló Cortés.

Según Cortés, el proyecto de IBIS está “inspirado Rep Rap, otro de impresoras 3D que inventaron una y subieron todos los archivos a internet y ahora gracias a eso todo el mundo puede armarse una”.

Cortés afirmó que “hay mucha gente que quiere tener una (impresora) y va a haber muchos que la quieran armar porque la necesidad es grande ya que el 5% de la sociedad es no vidente”. Precisó que “ese tipo de impresoras son muy caras” por lo que otro hecho a destacar es que “cuando las industriales, importadas de Estados Unidos o Suecia tienen un precio de entre 50 y 60 mil pesos, el diseño de IBIS solo costará entre 4 y 5 mil pesos”.

Se trata de una máquina doméstica que marca una hoja (de mayor grosor que la que usa una impresora normal) a través de un punzón para formar los caracteres del alfabeto braille. En la Argentina no se dispone de estas máquinas.

El objetivo de IBIS es compartir su software y diseño de hardware en internet para que cualquier persona de cualquier lugar del mundo pueda acceder libremente a armarla. Imprime con relieve, es de bajo costo y ensamble simple.