3 agosto 2021

FELICIDADES, MAMÁ

madre1

Domingo 16 de octubre de 2016.

"la maternidad no significa sonreír siempre, sino también llorar a mares. Requiere muchas noches de insomnio y un sinfín de preocupaciones; horas de correr tras de ellos; aguantar peleas y tolerar la infinidad de sinsentidos que tiene la vida. Ser madre significa nunca más estarás sola en el pensamiento, pues una madre siempre piensa doble: por sus hijos y por ella. Significa tener una razón de ser para el resto de su vida. Querer aprovechar y exprimir cada momento al máximo. Tener sentimientos encontrados al ver cómo tus hijos crecen, sintiendo dicha y nostalgia al mismo tiempo".

El día de la madre es un día para celebrar en familia o con amigos, un día bisagra para quienes están atravesando un duelo, un día especial para las madres primerizas y un día de fiesta para las abuelas y bisabuelas quienes ese día son parte y coprotagonistas de los festejos. Aunque el mercado insiste en teñir la ocasión de fundamentos meramente comerciales nunca ha dejado de ser uno de los días más emotivos del año.

¿Cuál fue el origen de esta celebración?

La celebración del día de las madres tiene sus antecedentes en la Grecia antigua en honor de Rhea, conocida como “la madre de los dioses”. Durante el siglo XIX hubo algunas propuestas para dedicar un día a homenajear a las madres, pero no fue sino hasta 1907 cuando Ana Jarvis, nacida en Filadelfia, Estados Unidos, se reunió con un grupo de amigos y les planteó el reto de trabajar para que se estableciera una fecha para esta celebración.

En 1908 se celebró la primera ceremonia no oficial para conmemorar a las madres en una iglesia metodista de Grafton, Virginia. El evento tuvo lugar el 10 de mayo del citado año y acudieron 407 mamás acompañadas de sus familias.

A pesar de aquel evento, las autoridades no mostraron entusiasmo para que el día de las madres fuera una celebración oficial. La Cámara de Representantes de Estados Unidos aprobó la iniciativa casi al instante, pero el Senado archivó la resolución y no concluyó el trámite. Ana Jarvis y sus colaboradores recorrieron el país compartiendo su idea y contactando personas influyentes de manera personal o a través de correos. De tal forma, personas de todos los estratos sociales, de legisladores y gobernadores, protagonistas de medios de comunicación y hasta líderes religiosos, presionaron al Senado para que se aprobara la iniciativa.

El 10 de mayo de 1913 se emitió la resolución. Fue el presidente Woodrow Wilson quien, el 8 de mayo de 1914, decretó que el día de las madres se celebraría en Estados Unidos el segundo domingo de cada mayo. La idea pasó a Europa y casi 40 países en todo el mundo iniciaron las celebraciones.

En Argentina tiene que ver con el calendario litúrgico que la Iglesia Católica utilizaba antes de la reforma producto del Concilio Vaticano II. Allí el 11 de octubre era la festividad de la Maternidad de la Virgen María. (Actualmente se celebra el 1 de enero). Con este motivo era costumbre argentina pasar la celebración litúrgica al domingo anterior o siguiente al 11.

Con el lento correr de los años la tradición popular fue fijando como el tercer domingo de octubre la celebración de la Madre y las madres.