16 mayo 2022

QUE AGOSTO SE LOS LLEVE…

Lunes 1 de Agosto de 2016.

Hay un dicho popular que dice que "julio los prepara y agosto se los lleva", por eso la vieja tradición, que viene de los indios guaraníes, consiste en tomar tres tragos de caña con ruda en ayunas para atraer a la salud y la suerte y alejar los maleficios.

caña

Algunos creen que funciona a modo de talismán y lo beben como un conjuro contra las malas ondas, la envidia ajena y la mala suerte. La tradición es antigua y, según varios historiadores, proviene de los aborígenes del nordeste argentino de nuestro país.

Pero ¿por qué se toma los 1º de agosto? En principio, los pueblos originarios creían que en agosto se producían muchas muertes en la población y en el ganado por el frío y las lluvias. "Julio los prepara y agosto se los lleva", decía un conocido refrán.

Es por eso que la mezcla de caña con ruda se bebe en el inicio del octavo mes para "espantar los males del invierno". Además, en este día no sólo se celebra a la Pachamama, sino que también se marca el momento en que el invierno comienza a retroceder en busca de la ansiada primavera.

Propiedades medicinales de la ruda.
 Desde la antigüedad, la ruda es reconocida por sus cualidades medicinales contra determinados malestares gastrointestinales, para el ardor y la irritación de picaduras de bichos, y demás.

También es concebida a partir de la creencia popular como “sanadora”. Muchos dicen que “no debería falta en ninguna casa”, ya que funciona contra las malas energías, la envidia ajena y también contra la mala suerte.

Cómo se toma. La caña con ruda debe prepararse días antes y tomarse como el primer alimento del día. Los más conservadores creen que el trago con ruda debe hacerse en ayunas. Otros, no.

En tanto, otros coinciden en que puede ofrecerte la bebida alguna persona que ya la haya bebido, en caso de no haberla tomado por la mañana, dentro de los futuros 15 días.

Por último, algunos coinciden en que se debe beber de un solo trago y otros en que son siete los previstos para el ritual. Dependerá de cada uno de aquellos que se dispongan a encarar la tradición.