17 abril 2021

EL "AUTO SOCIAL" DE ZANELLA

Martes 28 de junio de 2016.

El dueño de Zanella ya trabaja con el Gobierno para que la idea vea la luz.  Sueña fabricar un auto social.

zity1

El plan de Zanella tiene dos aristas: seguir vendiendo e innovar. Para la primera parte, la empresa sabe bien lo que quiere el cliente: buen precio. “Hoy en día la gente busca precio, porque con la devaluación nos aumentó mucho el costo y no aumentaron tanto los salarios; y la gente con la plata que tiene busca un buen producto, entonces tratamos de ofrecer el mejor precio del país”, detalla su presidente y asegura que, pese a los saltos de la economía en los últimos meses, seguirán “adheridos al programa Precios Cuidados”.

Auto social, el plan en carpeta

La parte B del plan tiene que ver con la innovación, y para eso el ingeniero ya puso en marcha su plan de acción. La idea es hacer un auto social que, durante la gestión anterior, les “fue negado” ¿De qué se trata? “El auto social era un vehículo como el Smart o el Chery (por las dimensiones). Con 5 puertas, 4 asientos, volante, motor y la apariencia de un automóvil pero con tres ruedas”, narra Steiner sobre aquél proyecto que otra vez quiere ver la luz.

La idea es fabricarlo 100 por ciento en la Argentina pero que esté homologado como una moto. “Así tendría pagaría menos seguro, menos patente, tendría menos consumo, sería más ecológico y necesitaría menor mantenimiento”, se emociona. El precio es la clave fundamental: si un auto cuesta, por ejemplo, $ 170 mil, el auto social costaría $ 90 mil. Y el público está claro. “No está pensado para ir desde Buenos Aires a la Quiaca, pero sí para una señora que quiere, en el norte, llevar a sus hijos a la escuela, no necesita la velocidad de un automóvil tradicional pero quiere esa comodidad. Entonces, es una gran opción”, asegura.

“Ya hemos hablado con el ministro de Transporte (Guillermo Dietrich) para ver si lo podemos retomar y, quizás, en 2018, lo tengamos en la calle”, cuenta.