1 diciembre 2022

SIGUE LA AGONIA DE LOS TAMBOS

"A nivel internacional hay problemas con la leche y el mayor problema pasa por la cadena comercial donde al productor le pagan 3,80 pesos y después se vende a 20 pesos", explicó Julia Riera, tambera de Lincoln.

20160623080334_tambo

Jueves 23 de junio de 2016.

Julia Riera, propietaria de un tambo sobre la ruta nacional 188 en el límite de los distritos de Lincoln y Junín, dijo que "se han cerrado muchos establecimientos por el precio de la leche, sobre todo los más chicos que no pueden sostener los gastos. Los que sobreviven son los que tienen además ganadería y agricultura, o sea que financian la actividad con las otras".
"Seguimos porque ser tamberos se lleva en el alma, son generaciones de familias, son tradiciones. Además si el tambo se cierra no abre nunca más porque es muy complejo ponerlo en funcionamiento", reconoció.

"También es cierto que el productor se puede cansar de perder dinero y dice hasta acá llego y vende los animales, las máquinas y se dedica a otra cosa", enfatizó.

Asimismo, Riera expresó: "el gobierno heredó un lío bárbaro en el país, no es culpa de este gobierno lo que pasa. En este momento hay que poner el pecho y bancar la situación, obviamente que a nosotros nos perjudica trabajar así".

"A nivel internacional hay problemas con la leche y el mayor problema pasa por la cadena comercial donde al productor le pagan 3,80 pesos y después se vende a 20 pesos. Hay que empezar por ahí a dar vuelta la historia", sostuvo en diálogo con "Amanece que no es poco" por Radio Junín.

"Se habla de que puede llegar a mejorar ahora en julio el precio al productor con 4,20 o 4,40 pesos, pero va a subir porque hay mucha desgracia en la provincia de Santa Fe con las inundaciones que hicieron que se pierdan vacas productoras, entonces la leche es escasa. Está claro que no es lo ideal porque no podemos esperar que le vaya mal a otro", sentenció.