18 enero 2021

AUTONOMÍA A LAS ESCUELAS PRIMARIAS

Los docentes tendrán más participación a la hora de diseñar el programa pedagógico. Por ahora el foco del nuevo plan pedagógico para la Provincia estará puesto en los chicos de tercer grado y sus docentes.

docentes

Jueves, 16 de junio de 2016

El gobierno bonaerense pondrá en marcha un plan piloto del Ministerio de Educación provincial, que buscará otorgar más autonomía a las escuelas primarias en el diseño de su programa pedagógico, teniendo en cuenta las características de la región de la Provincia en la que se ubican y las formas de enseñanza que prefieran tanto las directoras como los docentes.

Así lo anticipó el ministro de Educación bonaerense, Alejandro Finocchiaro, quien especificó que el plan se pondrá en marcha en las regiones 6 (Vicente López, San Isidro, San Fernando y Tigre), 12 (San Nicolás, Ramallo y San Pedro) y 15 (Chivilcoy, Alberti, Bragado y Carlos Casares). La iniciativa tiende a cambiar la lógica de que toda la planificación es centralizada.

“El efecto simbólico del proyecto es que la centralidad del proceso educativo vuelve a estar en la escuela, a la que se le devolverá autonomía”, afirmó el funcionario, en compañía de su viceministro, Sergio Siciliano. Con ese objetivo, añadió Finocchiaro, se formarán equipos de trabajo en cada escuela integrados por directivos, supervisores, docentes y capacitadores.

En una primera etapa, que abarca el segundo semestre y las 700 escuelas primarias de las tres regiones mencionadas, el trabajo de estos equipos –al que se sumarán también funcionarios municipales de cada distrito- se centrará en los programas de lengua y matemáticas, para reforzar tanto los conocimientos de los alumnos como las técnicas de enseñanza de los docentes.

El lanzamiento del plan, apuntaron, se inscribe en la intención del gobierno bonaerense de mejorar la calidad de la educación. “La autonomía que pretendemos darle a las escuelas es un mensaje de que confiamos en las directoras y los docentes”, afirmó Finocchiaro en la sede porteña de la cartera educativa.

Tanto el ministro como Siciliano aclararon que el plan no contempla la posibilidad de que cada escuela elija los contenidos curriculares, sino que los adapte a su propia realidad, en función del contexto socioeconómico, de las inquietudes de los alumnos y de las problemáticas que puedan surgir en cada institución. El foco estará puesto en los chicos de tercer grado y sus docentes.

Según explicaron Finocchiaro y Siciliano, ese grado de la escuela primaria es determinante para medir la calidad del aprendizaje. Por eso, el nuevo plan pedagógico buscará constituirse en una versión mejorada del conocido Proyecto Educativo Institucional (PEI) que cada escuela debe presentar formalmente ante el Ministerio, pero que se convierte en un trámite burocrático.

“No hay reforma educativa exitosa que no cuente con el consenso de los docentes”, sostuvo Finocchiaro, quien los invitó a participar del plan “De escuelas a regiones”, cuyo diseño estuvo inspirado en modelos que ya funcionan en provincias como Salta y Mendoza y tuvo la participación del Centro de Políticas Públicas. Y ya fue anticipado a los gremios docentes.

De todos modos, el ministro aclaró que “la política educativa la define el Estado y no un sector”, en referencia a los gremios. Y precisó que el plan contendrá un “plan de mejoras” para cada escuela, que será “sostenido” en el tiempo y también “evaluado” en forma continua. “Que se empiece a hablar de educación, de pedagogía, es muy importante”, completó Siciliano.