12 abril 2021

Juegos Bonaerenses: NUEVO FORMATO

La gestión actual modificó el desarrollo de los Juegos Bonaerenses: se redujo la cantidad de participantes en 75 por ciento y no se garantiza la presencia de los ganadores en la final en Mar del Plata.

59131_3

Domingo 12 de junio de 2016.

La primera medida de la gestión de María Eugenia Vidal fue enviar a la Legislatura la denominada ley de Ministerios. Aprobada la normativa ideada por la Gobernadora a un día de asumir en el cargo, se proclamó un nuevo organigrama en
el gabinete del Poder Ejecutivo. En ese sentido, la Secretaría de Deporte perdió su autonomía para consagrarse como subsecretaría dentro de la estructura del Ministerio de Desarrollo Social, que conduce Santiago López Medrano.

La modificación del organigrama provincial generó variantes en las partidas presupuestarias que impactan en la subsecretaría: de los $ 210.453.134 que recibió en la gestión 2015, cuando mantenía el carácter ministerial, pasó a percibir un ingreso de
$ 22.986.000, siendo $ 10.986.000 para gastos en personal.

Asimismo, según la partida presupuestaria, los Juegos Deportivos Bonaerenses están afectados con $ 88.091.000, que se desprenden directamente de la cartera social. En 2014 percibieron 40 millones de pesos, y en 2015 se duplicó su presupuesto, para alcanzar los 80 millones de pesos, siendo los entes de recaudación bonaerenses como ARBA, Lotería de la Provincia y el Banco Provincia los encargados de financiar las competencias.

Por su parte, la vigesimoquinta edición de los Juegos Bonaerenses también fue impactada por la normativa de Vidal en su idiosincrasia. La modificación centralideada por la mandataria acabó por imponer políticas de achicamiento en el Gobierno, y la competencia deportiva cultural lo reflejó en su totalidad.

Según informaron desde la cartera de Desarrollo Social, en sintonía con la impronta de la gestión de Cambiemos, se “modernizó” el torneo, se modificó la marca y se dio prioridad a las redes sociales como promotoras de las inscripciones. En ese marco, el cambio impactó de lleno en el tramo de consolidación de la competencia y se produjo la disminución del 75 por ciento de inscriptos.

Del millón de participantes que dijeron presente en la vigesimocuarta edición se bajó la cantidad de anotados a 250 mil jóvenes y adultos mayores bonaerenses. Además, por primera vez, el certamen se extenderá sólo por cuatro meses, desde junio a septiembre, y no se celebrará, como era tradicionalmente, desde inicios de marzo a octubre.

La decisión de descentralizar el área madre de los Juegos Bonaerenses dio de lleno en la vida de la competencia y afectó al desarrollo. A la disminución de la cantidad de competidores que buscarán sortear cada una de las etapas previas (municipal, regional e interregional), para consagrar un puesto en la final de Mar del Plata, se debe sumar el limitado incremento en el presupuesto.

Los ocho millones de pesos que aumentó, en comparación a 2015, y la devaluación, la inflación producto del aumento de las tarifas, dejan a los municipios con acotadas posibilidades de asumir la responsabilidad y concretar
el envío de las delegaciones a La Feliz.

Tampoco, según confiaron intendentes bonaerenses a La Tecla, se informó cuánto será el dinero y cuándo se transferirá a las localidades para que asuman los gastos de viaje de cada delegación; y es por ello que no se asegura la presencia de los competidores en las finales.

Por su parte, desde el área sostuvieron que “se dividió el aporte en dos pagos, y en el mes de abril se depositaron los fondos correspondientes al primero”, relacionados con la etapa municipal de competencia. Asimismo, aún no se definió cuándo se efectivizará el pago de la segunda etapa, que comprende al monto girado por Provincia para aportar al traslado de los competidores a las fases regionales, interregionales y final.

Los Juegos Bonaerenses 2016 comenzaron su andar, y juntos con ellos, los sueños de 250 mil jóvenes y adultos mayores de la Provincia. La modernización de la competencia y la reducción del presupuesto por parte de la nueva gestión hicieron que la presencia de los vencedores en Mar del Plata sea una incógnita, y que, tras 24 años del deporte como promotor de la integración social, se disminuya abruptamente la cantidad de ciudadanos alcanzados por la política que se propone como la acción “deportiva integradora más multitudinaria del país”.