12 abril 2021

NO HAY COMO EL CHANCHO DEL PAGO

Productores porcinos reclaman apoyo estatal ante avance de importaciones.

20160525172349_carne_de_cerdo_congelada

Miércoles 25 de mayo de 2016.

Los productores porcinos bonaerenses se encuentran en estado de alerta y advierten que es preocupante la situación del sector, como consecuencia del aumento en los costos de producción –sobre todo en el maíz-, así como también ante de la apertura de las importaciones que genera serios problemas de competitividad con la carne que ingresa congelada.
Desde la Asociación de Productores Porcinos bonaerense aseguran que se está trabajando “por debajo del costo”, y que muchos establecimientos ya cerraron sus puertas por la imposibilidad de sostener la actividad.
De acuerdo a estimaciones de la entidad, en la provincia existen hoy unos 40 mil criaderos de cerdos, y unas 400 mil personas que dependen de la actividad, directa o indirectamente. “Estamos en riesgo de perder una industria que se armó con fuertes inversiones en los últimos diez años”, señaló a DIB el presidente de la Asociación de Productores Porcinos bonaerense, Alejandro Lamacchia. “Por la apertura de las importaciones entra al país carne de cerdo congelada, cuando no es necesario ya que estamos autoabastecidos, y así es imposible competir”, explicó.
En el mismo sentido, Oscar Aguirre, un productor porcino oriundo de Junín, se quejó porque “los frigoríficos cuando ofrecen la carne más barata, dejan de comprar la de los productores locales y se quedan con la importada”.
Mientras que Lamacchia, agregó que además “se corre un gran peligro sanitario”, debido a que la mercadería que ingresa principalmente desde Brasil y Dinamarca tiene riesgo de estar contaminada con enfermedades que circulan entre los animales de esos países, tales como el Síndrome Reproductivo Respiratorio Porcino (PRRS).
“El mejor negocio es cuidar el status sanitario, y hoy Argentina tiene alta calidad en ese sentido. Sería una pena que ingresaran productos que no cumplieran esas normas”, lamentó. Asimismo, alertó que los productores deben afrontar un fuerte impacto por las subas en el precio del maíz, “ya que el 70 por ciento del costo de producción lo constituye el alimento del animal”.
De acuerdo a estimaciones de la Asociación Argentina de Productores Porcinos la carne de cerdo incrementó su precio sólo un 10,4 por ciento en los últimos seis meses, mientras que los costos de producción promedian subas del 35 por ciento, con picos en el maíz, que se estiman entre un 80 y 100 por ciento.
Según aseguran desde el sector, la presión fiscal también complica la situación, al tiempo que la diferencia de precios en la cadena de producción agrava aún más la crisis. “Mientras que un productor percibe entre 14 y 17 pesos por el kilo de carne, en el supermercado llega a costar entre 80 y 120 pesos”, ejemplificó Lamacchia.

RECLAMOS A PROVINCIA Y NACIÓN
Ante este panorama, los productores reclaman a Provincia y a Nación medidas que alivien la situación, al tiempo que vienen conformando mesas locales y regionales a la espera de la constitución formal de la Mesa Porcina bonaerense, anunciada días atrás por el Ministro de Agroindustria, Leonardo Sarquís.
“Hemos sido recibidos en reiteradas ocasiones por las autoridades del Ministerio de Agroindustria, con el pedido concreto de que nos ayuden a llevar adelante gestiones ante el Gobierno nacional, pero aún no hemos obtenido respuestas”, agregó Lammachia, al tiempo que sostuvo que “sin acciones inmediatas que ayuden a paliar la crisis, muchos establecimientos no resistirán mucho tiempo más y cerrarán sus puertas en el corto plazo”.