18 abril 2021

Alemania: PROHIBEN ALQUILAR A TURISTAS

A partir del 1 de mayo, los habitantes de Berlín no pueden alquilar un piso entero para estancias de corta duración a través de la App Airbnb, a no ser que tengan una autorización oficial. Sólo podrán ofrecer una habitación. La medida trata de limitar lo más posible la práctica de retirar apartamentos del circuito clásico para reservarlos a los turistas, lo que perjudica al mercado residencial.

descarga

Miércoles, 4 de mayo de 2016

El secretario de Estado de Vivienda de la capital alemana, asegura que "en algunos inmuebles, se encuentran hasta más turistas que inquilinos. Calculamos que, en Berlín, unos 10.000 los apartamentos han sido retirados del mercado de alquiler a causa de la plataforma. Y si hemos construido 12.000 pisos en 2015 no es lógicamente para que Airbnb aniquile nuestros esfuerzos".

La especulación, mal vista

En Berlín, en total, unas 24.000 ofertas estarían puestas a disposición de los turistas por particulares, 16.000 de ellas sólo en Airbnb. El éxito del sitio se debe al hecho de que esas prácticas son más rentables para el propietario que el alquiler de larga duración, ya que los turistas están dispuestos a pagar más con tal de pasar un buen fin de semana en una ciudad atractiva.

Empujada también por los hoteleros, que están perdiendo cuota de mercado, la reacción de Berlín frente a Airbnb no es sorprendente. En Alemania no gustan los comportamientos especulativos relacionados con el alquiler de la población, y sobre todo en una ciudad como Berlín, en la que el 85% de los habitantes viven en régimen de alquiler.

Cultura de alquiler

Con esa cultura del alquiler grabada en el cuerpo, Alemania no duda en congelar el precio de los alquileres en periodos de calentamiento. De hecho, desde que avista cualquier índice de burbuja inmobiliaria, el Bundesbank advierte rápidamente a los poderes públicos y al sector financiero doméstico.

El ejemplo más llamativo de esta cultura histórica del alquiler a precios bajos es la prohibición de echar a un inquilino que paga su alquiler; sólo es contemplada la ocupación personal por parte del propietario, y muy regulada.