18 enero 2021

"LA TECNICA", SIEMPRE A LA VANGUARDIA

 

 

 

Martes 3 de mayo de 2016.

A través de una breve gacetilla de prensa, la Escuela de Educación Secundaria Técnica Nro. 2 “Mercedes Vázquez de Labbé” que ya se encuentra incorporando al área de servicios por cuenta de terceros, la impresión 3d.
Dicha alternativa surge de la incorporación de una impresora de estas características, donada al establecimiento educativo el día 5 de julio pasado por la Nación, a través del entonces Ministro del Interior y en ese momento precandidato a Gobernador bonaerense por el Frente para la Victoria (compitió en internas con Julián Domínguez), Aníbal Fernández, en oportunidad de una visita desarrollada a nuestra ciudad en el marco de su campaña preelectoral.

¿QUE ES LA IMPRESIÓN 3D?
Una impresora 3D es un dispositivo capaz de generar un objeto sólido tridimensional mediante (y ahí radica la principal diferencia con los sistemas de producción tradicionales) la adición de material. Los métodos de producción tradicionales son sustractivos, es decir, generan formas a partir de la eliminación de exceso de material. Las impresoras 3D se basan en modelos 3D para definir qué se va a imprimir.
Un modelo no es si no la representación digital de lo que vamos a imprimir mediante algún software de modelado. Por dar un ejemplo de lo anterior, con una impresora 3D podríamos generar una cuchara, o cualquier otro objeto que podamos imaginar, usando tan solo la cantidad estrictamente necesaria de material, y para hacerlo deberemos tener la representación del objeto en un formato de modelo 3D reconocible para la impresora.
Los materiales que actualmente pueden utilizarse para ‘imprimir’ son variados y lo cierto es que influyen bastante en el coste de la impresora. Cualquier impresora de bajo coste suele funcionar con termoplásticos como el PLA o ABS. Pero nos encontramos impresoras capaces de trabajar con metal, fotopolímeros o resina líquida, aunque resultan prohibitivas para entornos no industriales.
¿Y qué usos puede tener una impresora 3D y en qué campos?
La lista es larga y es difícil describirlos todos: desde piezas de instrumental médico o incluso implantes, pasando por sus aplicaciones en la arquitectura, donde puede pensarse en imprimir objetos e incluso estructuras, aplicaciones aeroespaciales, educación, y por supuesto el uso doméstico y semi profesional que abre múltiples opciones y se presenta como el futuro de la tecnología.