18 enero 2021

LANZAN PLAN HIDRICO DE 15.000 MILLONES

Los trabajos comprenderán seis grandes cuencas, entre ellas Salado y Río Quinto, Areco y Luján. 
0013135858

 

Miércoles 27 de abril de 2016.

El gobierno de María Eugenia Vidal pondrá en marcha un plan de obras hídricas para la provincia que demandará una inversión de unos 15 mil millones de pesos y cuando esté completamente listo, en cuatro años, beneficiará a unos ocho millones de habitantes en el conurbano y en el interior. Para la definición de las obras habrá asesoramiento de una misión de expertos del gobierno de Holanda.

El plan, que demandó cuatro meses de análisis por parte de los técnicos del ministerio de Infraestructura y Obras y Servicios Públicos, ya está definido: abarcará seis grandes cuencas, la de los ríos Salado (incluido el Río V), Reconquista, Matanza-Riachuelo, Luján, Areco y la de los cursos de agua que atraviesan la región Capital, compuesta por los municipios de La Plata, Ensenada y Berisso.

Rodrigo Solvosa, subsecretario de Infraestructura Hidráulica de la provincia, explicó a DIB que algunos trabajos comenzarán este mismo año y que, aunque cada cuenca tendrá tiempos diversos, en promedio “hacia finales del año próximo” se alcanzará un grado de avance crítico a partir del cual “la gente comenzará a percibir claramente que está mucho más protegida” contra las inundaciones.

La Provincia calcula que finalizar, en un tiempo estimado de cuatro años, para fines de 2019, los planes maestros de cada una de las cuencas demandará una inversión de unos 15 mil millones de pesos, que serán aportados en parte por organismos de crédito como la Corporación Andina de Fomento y el Banco Mundial, por el Gobierno nacional –por caso aportará fondos a través de ACUMAR para Matanza-Riachuelo y la provincia.

Aunque cada cuenca tiene un plan propio que no es idéntico al de ninguna otra, en cada río se construirán estaciones de bombeo, se limpiarán cauces principales, márgenes, puentes y conductos, se instalarán sensores de alerta temprana para monitoreo hidráulico, meteorológico y ambiental, se harán compuertas, exclusas y vertederos, se readecuarán puentes y también se construirán instalaciones de bombeo.

El diseño de los planes será revisado por un una delegación de técnicos aportados por el gobierno de Holanda –un país pionero en el desarrollo de tecnología hidráulica- que llegarán al país a mediados del mes próximo para trabajar junto a los técnicos de Infraestructura. “Es muy importante porque aportarán su visión sobre técnicas innovadores y manejo del agua, clave por caso en el plan del Salado”, explicó Solvosa.

Por otra parte, las obras principales se completan con una serie de trabajos menores en todo el territorio, que se vienen consensuando con los municipios a través de reuniones que están terminando de realizarse con intendentes y de la reactivación de los comités de cuenca. Con un presupuesto total de 800 millones de pesos, incluye trabajos de desagües pluviales, adecuación de calles que funcionan como terraplenes o, como el caso de San Vicente, en una laguna que funge como reservorio de aguas.

El detalle. Según el detalle de las obras, en la cuenca del Río Salado consistirá en la culminación del tramo 1 de la etapa IV, tendrá un costo de 1.200 millones de pesos con financiamiento externo (todo el tramo IV cuesta hoy 12 mil millones) y una duración de tres años. Este es el tramo para el que se requerirá mayor asesoramiento de los expertos holandeses y su realización, que arrancará en 2017, estará asociada con las obras en el Río V.

En ese último curso de agua, que provocó polémica entre Buenos Aires y La Pampa, por sus desbordes este año, se harán obras por 750 millones, que “comenzarán cuando las condiciones climáticas lo permitan”, que se sumarán a los trabajos de defensa urbanos que ya en ejecución en Banderaló, Villa Sauze y Sansinena. El detalle terminará de ser consensuado en una reunión del comité de cuenta el próximo miércoles.

En esas dos cuencas, la provincia reiniciará “en las próximas semanas” la ampliación de la capacidad de descarga del Canal 1 y del Arroyo Los Perros y la etapa V (en General Lavalle) de la ampliación del cauce secundario del Canal 2, que se habían parado por falta de pago a las empresas. Y ya trabajó en 11 obras en Bolívar, Yrigoyen, Las Flores, Castelli, Tordillo, Dolores, General Guido, Bragado, Carlos Casares y Dolores.

En la cuenca del Río Luján, que comprende 18 municipios, el inicio de las obras –por 5.100 millones- está previsto para marzo, ya que aún se está trabajando en los proyectos ejecutivos, mientas que en la cuenca del Areco, que junto con el Luján produjo grave inundaciones el año pasado, el plazo estimado es de tres años y el impacto beneficiará a 305 mil habitantes, y a una zona de 2.680 kilómetros cuadrados.

En el Río Reconquista, una cuenca que comprende 18 municipios en el corazón del Conurbano, las obras mejorarán el escurrimiento en una zona donde viven 4.700.000 mil bonaerenses y demandarán cuatro años. Es la segunda obra más cara: 3 mil millones, y este año se licitará el entubamiento del Arroyo Tres Horquetas y el entubamiento del zanjón Fate. En 2017 arrancarán otras cinco obras, entre ellas la limpieza del tramo intermedio del Rio Reconquista y el saneamiento del Arroyo Los Berros.

Además, se avanzará en Matanza-Riachuelo, clave para detener las frecuentes inundaciones en populosos distritos como La Matanza y Lomas de Zamora, se invertirán 860 millones (con aportes nacionales) y antes de fin de año se avanzará con el canal aliviador del Arroyo Don Mario, la reconstrucción del conducto del arroyo Maldonado y del aliviador del arroyo Del Rey.

En la región Capital, donde en 2013 una inundación mató al menos a 89 personas, se reactivará el plan hídrico anunciado tras la catástrofe, que estaba prácticamente paralizado por retraso en los pagos y se licitarán, entre mayo y agosto, ocho obras nuevas para mejorar el diseño original.