20 junio 2024

APROBO LA ALUMNA, APROBO LA PROFE...

Una conmovedora historia entre una alumna y una profesora.

570d7e581a8ff_large

Miércoles 13 de abril de 2016.

La historia que la profesora marplatense Lucia Gorricho relató en su blog personal conmueve a todos los que se topan con ella en internet.

El diario La Capital de Mar del Plata publicó que en su relato la docente contó que hace una semana le tocó evaluar a una alumna de 14 años de una escuela de Sierra de los Padres, cuya familia de origen boliviano trabaja en un frutillar. Desde un comienzo la estudiante reconoció que no sabía. Y así era, porque no tenía ni libro ni carpeta.

La docente decidió entonces cambiar el enfoque de la evaluación y al momento de corregir se encontró con una grata sorpresa que decidió compartir.

Dijo que no sabía nada

"Este año tomé horas en una escuela en Sierra de los Padres.

"Conviven un barrio residencial con calles que respetan la topografía y campos productivos siendo el más destacado en la actualidad por su rentabilidad, el cultivo de frutillas.

"Hay varias agro-empresas operando en la zona y todas contratan mano de obra boliviana y han recibido diversas denuncias por parte de organizaciones sociales y ambientales que señalan situaciones de semi-esclavitud en relación a la mano de obra.

"Esta semana me citaron para evaluar a una estudiante que debía una materia que la habilitaría, en caso de aprobarla, a pasar de año. El director me anticipó que el nivel académico no era bueno pero que era una alumna que se esforzaba mucho para estar en la escuela.

"Como no fue estudiante mía decidí preguntarle a ella los temas que habían visto en geografía el año anterior; pero no se acordaba ninguno. Con piel morena y voz muy bajita, me dijo que no había podido estudiar porque no tenía libro ni carpeta.

"Entonces le dije que yo tenía toda la voluntad de aprobarla pero que era fundamental que escribiera algo que justificara la nota.

"A pesar de mi insistencia no supo decir nada en relación a los contenidos de la planificación anual y entonces le pregunté:

"-¿De las frutillas sabés algo?

"Abrió los ojos enormes.

"-Sí, me dijo.

"Entonces sobre la hoja de carpeta que ella misma me dio escribí:

"Evaluación de Geografía

"1) Describir una actividad económica

"Y ella preguntó:

"-¿Puedo escribir también sobre Bolivia? Porque yo soy boliviana.

"-Si claro, le dije. Entonces agregué:

"2) Mencionar los aspectos más importantes del algún país latinoamericano.

"La aprobé y la abracé"

"A las dos horas me entregó 3 hojas escritas de ambos lados con letra clara y prolija.

"Hacia tiempo que no corregía una evaluación con tanto entusiasmo. Todo el relato de esta nena de 14 años aportó sin duda, a mi formación como geógrafa y como docente.

"La aprobé. La abracé cuando se fue. Le pedí permiso para compartir su texto en internet y le dije que escribiera todo lo que pudiera porque escribir hace bien y porque siempre hay cosas importantes para contar. Con un 4 (cuatro) pasó de año y por eso no estará en mi aula durante este ciclo lectivo, pero espero cruzármela en los pasillos o en el patio y preguntarle:

"¿Cómo fue tu día de ayer? ¿Lo querés contar en un papel?