1 agosto 2021

UNA IMPRESORA 3D EN EL CELU

Un dispositivo de 99 dólares que convierte cualquier smartphone en una impresora 3D
En poco más de una semana, este proyecto en Kickstarter recaudó más de 1.300.000 dólares, más de 15 veces la meta original propuesta para construirlo.

Sin título

Martes 29 de marzo de 2016.

Desde hace un tiempo ya que la "nueva gran cosa" en términos de impresión es el 3D, y constantemente hay noticias sobre todo lo que se puede hacer con un dispositivo como este: desde prótesis humanas hasta juguetes, pareciera que no hay límites a lo que es posible "imprimir".

Sin embargo, a pesar de que el costo de esta tecnología se ha ido abaratando con el tiempo, lo más probable es que la mayoría de nosotros no hayamos visto demasiadas impresoras 3D funcionando, ni conozcamos a alguien que tenga o utilice una.

 

Eso es algo que se proponen revertir los creadores de este pequeño dispositivo llamado OLO: romper la barrera y hacer de la impresión 3D algo al alcance de cualquiera. ¿Cómo? a partir de un gadget que solamente requiere un smartphone para imprimir en tres dimensiones y que tenga un precio accesible, digamos 99 dólares.

Semejante dispositivo existe en etapa de proyecto de Kickstarter, y en apenas una semana lleva recaudado casi 1.300.000 dólares, multiplicando por 15 la meta original de 80 mil dólares planteada para construirlo y distribuirlo comercialmente.

Según explican sus creadores, OLO es muy simple e intuitivo para manejar, portable y a batería. Pesa 780 gramos y tiene unas dimensiones de 17,2 x 11,5 x 14,8 centímetros y tiene tres partes: un cubículo de 400 centímetros cúbicos donde se imprime; un tanque de 100 gramos de resina fotosensible de color para construir los objetos y una tapa mecánica en la que se ubican ajustadamente los componentes electrónicos de la placa de construcción y de control.

Para usarla, se carga el esquema del objeto en la app de OLO (está disponible en iOS, Android y Windows), y luego simplemente se encaja el smarphone en la base que hay debajo del cubículo. Hay un vidrio polarizado instalado en la base, que protege al teléfono inteligente, y el espacio es universal (según Science Alert, incluso el iPhone 6S, que es bastante grande, cabe allí).