5 agosto 2021

SOLUCIONES PARA LOS PRESOS EN COMISARIAS

56409_3

Viernes 25 de marzo de 2016.

El ministro de Justicia bonaerense, Carlos Mahiques se refririó a un problema que preocupa a esta gestión y preocupó a las anteriores: los presos en las comisarías
Presos en Comisarías: ¿Se viene la solución política?
-¿Cómo piensa resolver el tema de los presos en las comisarías?
-El tema de los presos en las comisarías reclama una decisión política. El problema es que ingresan más de 2.000 personas por año al sistema penal bonaerense y tenemos en la Provincia la tasa de ingreso a los penales más alta del país, con 209 internos cada 100.000 habitantes. Estamos mal en términos de cupos, tenemos 28.000 cupos y más de 35.000 internos. Para mantenernos así, la tasa de prisionización no debiera exceder de 600 internos y tenemos más de 2.000.

-¿Entonces?
-Estoy analizando la legislación vigente, y trasmitiéndole a los jueces de garantías la gravedad de la situación y de que tienen herramientas que relativicen esta situación. Por ejemplo, hay personas que por su índice de peligrosidad bajo, por su situación de vulnerabilidad, o por el tipo de delito cometido, no necesariamente deben ser recluidos intramuros.

-Lo van a tratar de garantista.
-Ya me han tratado de garantista y de otras cosas. Si cabe algún adjetivo para esto es realismo. Hay que ser realista y preguntarse si la única respuesta es la prisión pura y dura.

-¿Cuáles serían los casos?
-Por ejemplo una mula, que en la mayor parte de los casos es una mujer joven con hijos pequeños que es utilizada por un narcotraficante, tiene en abstracto la misma amenaza penal que el traficante que la mandó. En la unidad 33 he estado con 47 chicas que están en esas condiciones, embarazadas o con chicos. Tener chicos de menos de cinco años intramuros es, por lo pronto, cuestionable desde el punto de vista de los derechos humanos. Hay exceso de prisión preventiva, falta de morigeración cuando median condiciones para hacerlo, prisionización de personas vulnerables o de baja peligrosidad, hacinamiento de las cárceles, falta de una política penitenciaria adecuada al crecimiento del número de personas detenidas. Las agencias del Estado deberían apuntar no sólo a crear más cárceles, sino a prevenir delitos, y las políticas de prevención exceden al ámbito penitenciario.