17 abril 2021

Autovía 7: COMIENZAN A CONTAR LOS DIAS

En la rotonda de acceso a Chacabuco, los Autoconvocados pusieron un cartel donde ya se hace la "cuenta regresiva" de los 117 días prometidos por el Gobierno para empezar con las obras

201603_autoviacuentaregresiva

Viernes 25 de marzo de 2016.

Con peajes más caros (tarifazo del 140% de por medio), precios exorbitantes de combustibles y rutas que ya quedan chicas, desde ayer se vive el feriado santo y de la memoria en todo el país y la Provincia. En Chacabuco, frente a las promesas que no llegan y ante el temor por más siniestros viales, se viene dando un trabajo comunitario a pulmón, que mediante distintas acciones, como la difusión, parece encargarse de “marcar” a los funcionarios macristas. Es que fue el propio Mauricio Macri que en campaña se paró en la rotonda de entrada a territorio chacabuquense para prometerles las obras "en caso de ganar la presidencia, empezarán rápidamente" (textual).

La problemática que se lleva vidas todos los años, contó el pasado viernes con la presencia dell Director Ejecutivo de la Agencia de Seguridad Vial, Carlos Pérez, que se reunió con el intendente de extracto radical Víctor Aiola. Pero también fue escuchado por muchos actores sociales que, lejos de hacer política, continúan genuinamente por la seguridad vial.

No quieren que les pase lo que les hizo pasar el kirchnerismo, como aquel decreto que firmara el entonces presidente Néstor Kirchner en agosto de 2007, que declaraba de interés público la construcción de la autovía Luján-Junín. O bien que se cumpla lo que dice Ricardo Lasca, coordinador del Comité Nacional de Defensa del Usuario Vial (CONADU): “hubo aumentos desmedidos en los peajes, y además ya se pagan en el combustible, por obras que después no se hacen. Es un impuesto al tráfico. Además, primero se deberían hacer las obras y después cobrarlas. Pero acá es al revés. Y las obras tampoco se hacen”.

La Ruta Nacional 7 es una deuda grande del Estado, que en los papeles de la Dirección Nacional de Vialidad (DNV), dependiente del Ministerio de Planificación, estimaba como año de terminación el 2012 (ver gráfico en galería de imágenes). En lo concreto, sólo hay realizados 34 kilómetros, es decir, un tramo de doble mano Luján-San Andrés de Giles. Restan 148 kilómetros para completar la autovía hasta Junín. Es el gran tramo que denominan “el de la muerte”. Bajo el nuevo gobierno, las primeras promesas de Mauricio Macri (el día 1, el 11 de diciembre último) fueron dirigida a las obras viales. Para 2019 deberán estar finalizadas.