23 enero 2021

EL PELIGROSO OLOR A "AUTO NUEVO"

160318165457_toxico_1_640x360_thinkstock_nocredit

Miércoles 23 de marzo de 2016.

El olor de un auto nuevo puede ser atractivo e incluso embriagador.
Y hay una buena razón para ello: proviene de una variedad de productos químicos, incluidos disolventes, adhesivos, plásticos, cauchos y tejidos utilizados en la construcción de los mismos.
Pero este placer tan particular puede llegar a ser dañino.
Ciertos compuestos contienen orgánicos volátiles (VOC, por sus siglas en inglés), que en cantidades excesivas pueden ser mortales.
Y otros, simplemente, son perjudiciales para tu salud.

Qué pasa cuando el cerebro se contamina
"Es un cóctel químico formado por una gran cantidad de toxinas", dice Jeff Gearhart, director de investigación del Centro de Ecología de Míchigan, EE.UU.
Sin regulación
El Centro de Ecología estuvo monitoreando y probando los niveles químicos de los interiores de los coches durante años y observó cierta mejora.
Pero Gearhart dice que todavía queda mucho por hacer.
Benceno, tolueno, formaldehído y metales pesados son parte de la mezcla.
"Hay más de 200 compuestos químicos en los vehículos. Pero, como estos químicos no están regulados, los consumidores no tienen la manera de conocer los peligros a los que se enfrentan", afirma.
Tan sólo la lectura de la lista de sustancias es bastante aterradora: benceno, tolueno, formaldehído y metales pesados son parte de la mezcla.
Y el peligro a su exposición tampoco es atractivo: los síntomas inmediatos pueden variar desde un dolor de garganta hasta dolores de cabeza, mareos, reacciones alérgicas y náuseas, dependiendo de la sensibilidad de cada persona.
Efectos de largo plazo
Según la Agencia de Protección Ambiental de los Estados Unidos, la exposición continua a algunas de estas sustancias puede provocar trastornos hormonales y reproductivos, y dañar el hígado, los riñones y el sistema nervioso central, e incluso provocar cáncer.
Y es esa exposición a largo plazo lo que los expertos encuentran más preocupante.
"La gente pasa, de media a más de una hora al día en sus vehículos", explica Gearhart.
"Ya se trate de adultos, niños o mascotas, estamos preocupados por la exposición prolongada a los químicos tóxicos del interior del auto".