20 abril 2024

¿CUANTO PAGARIAS POR VIVIR UN AÑO MAS?

h

Lunes 14 de diciembre de 2015.

Los servicios de salud en todo el mundo calculan si invierten o no en ciertos medicamentos a partir de un índice de "año de vida ajustado por calidad".
La vida humana es tan preciosa, que parece de mal gusto ponerle precio. ¿Cómo puede una pila de monedas, papel o barras de oro igualar un año en la Tierra? La vida debería ser, literalmente, invaluable.
Pero esta es la pregunta más mórbida que los servicios de salud, en todo el mundo, tienen que hacerse de forma inevitable.
Los servicios sanitarios tienen pocos recursos para gastar en gente enferma y moribunda, y siempre que un nuevo medicamento sale al mercado, tienen que tomar una decisión: ¿merecerán los meses, o años ganados, el dinero que cuestan?
Nuestros instintos pueden ser obvios: debemos hacer todo lo que podemos para comprar más tiempo para la gente a la que queremos.
Pero Dominic Wilkinson, un médico de cuidados intensivos y experto en ética en el Centro Uehiro de Ética Práctica de la Universidad de Oxford, escribió recientemente un artículo provocador que cuestiona estas asunciones y nos pide que consideremos cuánto estaríamos dispuestos a pagar por tener una vida más larga.
Cómo se toma la decisión
En este momento, los tratamientos para enfermedades terminales tienden a evaluarse en base a dos cosas: cuánto aumentan la esperanza de vida, y cuál es la calidad de vida del paciente, utilizando una escala conocida como el Año de vida ajustado por calidad (QALY, por sus siglas en inglés).
Por ejemplo, un medicamento que te ayudar a vivir un año más, con la mitad de calidad de vida general, tendría una nota de 0,5 años según esta escala.
"Alternativamente, un medicamento que mejora tu calidad de vida un año y la dobla hasta alcanzar un nivel de salud total, también sacaría un 0,5", explica Wilkinson.
Una persona de espaldas a un espejoImage copyrightGetty
Image caption
Para muchos, el instinto es hacer todo lo que podemos para comprar más tiempo para la gente a la que queremos.
¿Es el enfoque correcto?
Con estos cálculos, un servicio de salud puede entonces empezar a poner precio y saber si un medicamento merece la inversión.
Las recomendaciones en Reino Unido, por ejemplo, son invertir entre US$30.000 y US$45.000 por cada año adicional de buena salud, una vez ha sido ajustado para tener en cuenta la calidad de vida.
Así que un medicamento que consiguió 0,5 en la medida QALY solo merecería una inversión de entre US$15.000 y US$22.500.
Esto significa, inevitablemente, que algunos tratamientos han sido rechazados por el Servicio Nacional de Salud británico porque son demasiado caros: el tratamiento para el cáncer de pecho Kadycla, por ejemplo, solo aumenta la esperanza de vida unos seis meses y cuesta US$141.000.
Incluso si la calidad de vida durante esos meses es igual que la de una persona sana, significa estirar los límites al máximo.