18 octubre 2021

NO ES PROFETA EN SU TIERRA

20151126080112_5656535fa26c9_660_360

Viernes 27 de noviembre de 2015.

Chivilcoy, el pago chico del ministro del Interior y Transporte amaneció con pintadas pintadas con la leyenda “Randazzo traidor”, una muestra del clima político que se vive en el PJ local, donde varios dirigentes buscan despegarse del ministro del Interior a raíz de sus últimas movidas políticas.
Según la agencia DIB, la leyenda apareció en varias paredes céntricas de la ciudad, y despertaron suspicacias acerca de la situación del peronismo local, que hasta el momento es comandado por el exintendente Aníbal Pitelli, mano derecha de Randazzo.
Los seguidores del ministro nacional consideran que su renuncia a la candidatura a gobernador le complicó los planes a nivel local y provincial, puesto que la mayoría de ellos fueron desplazados de las listas y los pocos que quedaron fueron derrotados. El caso más paradigmático ocurrió en Chivilcoy, donde el actual intendente Darío Speranza perdió las elecciones en manos del massista Guillermo Britos.
Fuentes de Chivilcoy, explicaron a LPO que Randazzo mantiene un fuerte enfrentamiento con La Cámpora y que la agrupación ultra kirchenrista le cuestiona por no haber aceptado la candidatura a gobernador, decisión que -según ellos- llevo al peronismo a una derrota en la provincia.
El excandidato a diputado provincial, el camporista Nicolás Barbier -sobrino de uno de los hombres de mayor confianza de Randazzo- rompió lanzas en Twitter, al asegurar que el funcionario nacional “vino hacer la revolución en los trenes y termino siendo un empleado devaluado de Emilio Monzó. Patético”.