28 enero 2023

Juzgado: EL PAPA PUDO VER A SU HIJITA

12227003_570014153165565_8720735152607336578_n

Miércoles 11 de noviembre de 2015.

De acuerdo a lo que "La Trocha" pudo confirmar en la mañana de hoy, el convecino Juan Manuel Rago, quien protagonizara ayer un tenso reclamo ante el Juzgado de Paz Letrada de 9 de Julio, amenazando con prenderse fuego frente a la dependencia judicial si no era atendido por sus autoridades y las mismas no daban curso a su solicitud para poder visitar a su pequeña hija de dos años de edad; finalmente pudo tomar contacto con la menor.

Tras el arribo al lugar de su abogada defensora, la Dra. Liz Martínez (ver informaciones anteriores en esta web) y el diálogo con el titular del Juzgado, Dr. Favio Arriagada, Rago llevó adelante una suerte de audiencia conciliatoria con su ex pareja y madre de la menor y su pequeña hija a las 18 hs. de ayer martes; en tanto que se llegó a un acuerdo para que estas visitas se repitan este jueves y el domingo.

Sin lugar a dudas un final feliz para un tenso momento que puso de manifiesto la incidencia de la burocracia en la que se encuentra inmerso el sistema judicial argentino y que tan bien explicara la abogada de Rago en su diálogo con los medios de prensa, cuando manifestó: "La Justicia es lenta porque tiene formas procesales que hay que llevar adelante, entre ellas está el hecho de que un abogado presenta un escrito al Juzgado, el Juez debe expedirse, debe salir a la letra otra vez el expediente para poder continuar las presentaciones, lo que hace a la lentitud de la causa.
A quien está sufriendo una determinada situación, como el convecino Rago en este momento, le es muy difícil sobrellevar estos tiempos que tiene la Justicia, ya que deberían existir otros mecanismos en este sentido, sobre todo cuando hay menores en el medio.
Por un lado está el derecho de los padres de estar con su hijo, y por el otro el del hijo, de estar con su papá o su mamá cuando estos no conviven; y en esta llanura nos olvidamos un poco de que primero deberían estar los chicos, respetando el artículo tercero de la Convención Internacional de Derechos del Niño, que establece que en toda cuestión en la que haya menores, debe primar el derecho superior del niño, de lo que a veces lamentablemente nos olvidamos”.