22 febrero 2024

EX VECINO, VICTIMA DE UN VIOLENTO HECHO

El ex convecino de este medio, Alejandro Rusconi, radicado desde hace años en la ciudad de la Plata, donde desarrolla su profesión de abogado y lleva adelante una carrera política, siendo candidato a concejal por el FPV, fue víctima de un violento hecho, en ocasión de intentar defenderse de una entradera en su domicilio particular.
Así lo refleja la crónica del matutino platense "El Día", en su edición de hoy:

big_63a4d71ff03150e406c99c3fff5ff957

Viernes 9 de octubre de 2015.

Quedó con las heridas que podría haber sufrido después de un accidente, pero lo que en realidad padeció fue la inseguridad. Alejandro Rusconi (48), abogado y candidato a concejal por el FPV, hoy tiene 15 puntos de sutura en la cabeza y una fractura en el antebrazo izquierdo. Todas esas lesiones se las provocaron los ladrones, que casi concretan una entradera en su casa de La Loma.

Poco antes de la 1 de la madrugada de ayer, el profesional volvía de Capital con un amigo, que lo dejó en la puerta de su vivienda en 45 entre 27 y 28. Lo único que le faltaba hacer antes de irse a acostar era entrar su camioneta Hyundai al garage.

Y en eso estaba, cuando de repente lo sorprendieron tres ladrones con las caras ocultas a medias, con capuchas y camperas holgadas. Alejandro calcula que tenían entre 18 y 25 años.

“Se me aparecieron de repente, cada uno de los tres tenía un arma y me apuntaba. Me habían quedado abiertos dos portones y estaban a punto de entrar por ahí a mi casa. Si hubiera pasado eso, podían haber hecho un desastre”, especuló el abogado en diálogo con EL DIA.

Por eso Alejandro se obsesionó con impedirles el ingreso. Ni bien pudo, se apartó unos metros de ese acceso y se puso a gritarle a su familia que llamaran a la Policía. Al parecer, su hijo lo escuchó y le hizo caso.

Tal vez los delincuentes se hayan debatido en la duda de si igual entrarían en la casa o no. Probablemente se hayan convencido rápido de que tenían que irse. Pero antes se tomaron unos segundos para descargar su furia en la víctima.

“Ellos escucharon que estaba por venir un patrullero. Les molestó que les haya hecho frente”, sostuvo Rusconi, para tratar de contextualizar el castigo que le propinaron.

VENGANZA

Uno de los delincuentes lo sujetó fuerte de la camisa y de un empujón lo tiró al piso. Ahí se sumaron los otros ladrones, que se repartieron en darle un montón de culatazos en la cabeza.

El ataque fue tan violento que el abogado terminó con tres heridas cortantes, que lo dejaron ensangrentado y por las que recibió más de 15 puntos de sutura.

Cuando quiso defenderse y atajar uno de esos embates, el fierro macizo del arma le dio de lleno en un pequeño hueso del antebrazo: se lo fracturaron de un solo impacto.

“Lo único que me sacaron fueron las llaves de la camioneta, y se ve que ni sabían para qué usarla. Después no me robaron nada más. Salieron corriendo por 45 hasta 27 y ahí doblaron a la derecha”, relató el candidato a concejal por el Frente para la Victoria.

A pesar de la conmoción, los nervios y la sangre que le corría por la cara, Alejandro tuvo el reflejo de seguirles el paso por unos metros a los asaltantes. No los alcanzó y, algunas horas más tarde, fue autocrítico sobre esa actitud, a la que calificó como “una locura”.

Al final, algunos testigos salieron a la calle y la situación terminó disipada. “La Policía llegó rápido y me trasladó al hospital Italiano en un patrullero”, agregó Rusconi, que además del yeso en el antebrazo permanece con dolor por los cortes en la cabeza.

Si los delincuentes tenían apoyo, se desconoce. Hubo un detenido al que capturaron en un operativo posterior. Alejandro deberá ir ahora a una rueda de reconocimiento para dilucidar si fue uno de los que le robó.

Rusconi apenas parece recuperado del susto que se llevó: “A uno le temblaba la mano. Yo tenía miedo de que se les escapara un tiro. La verdad es que me podrían haber disparado. Esto me pasó porque soy un vecino más”.