21 octubre 2021

ASMA, DEL FRIO A LA PRIMAVERA

asthma_2499800b

Jueves 22 de setiembre de 2015.

Las enfermedades respiratorias son más frecuentes durante la temporada invernal y en el cambio de estación a la primavera y las condiciones climáticas influyen en los síntomas y en la evolución de quienes padecen enfermedades respiratorias crónicas como el asma.
Durante el invierno, el hecho de inspirar aire frío puede empeorar la salud de este tipo de pacientes, no por ser alérgicos al frío, sino por tener vías respiratorias hipersensibles, lo que puede precipitar obstrucción bronquial o broncoespasmo.
Sebastián Wustten, médico de la sección de Enfermedades Obstructivas de la Asociación Argentina de Medicina Respiratoria (AAMR), explicó que "cuando hace mucho frío, también es más complicado respirar por la nariz, ya que esta tiende a congestionarse y cuando un asmático respira por la boca aire frío este no logra calentarse antes de alcanzar las vías respiratorias, de este modo puede producirse más fácilmente un broncoespasmo".
"Esto ocurre sobre todo si se realiza ejercicio o entrenamiento físico en condiciones desfavorables", indicó Wustten.
El especialista comentó que "otra causa que provoca mayor frecuencia de exacerbaciones o crisis es el aumento de la aparición de virosis o infecciones respiratorias".
En ese sentido, el médico comentó que las condiciones ambientales (frío y humedad) "predisponen a mayor sobrevida de los gérmenes, dándose también las condiciones para un mayor contagio (por la actividad escolar y laboral en lugares cerrados, poco ventilados y calefaccionados, a donde concurren gran cantidad de personas)".
Wustten afirmó también que "durante el final de la temporada invernal y el inicio de la primavera, los cambios de temperatura, las lluvias y los pólenes son muchas veces los responsables de empeoramiento del asma".
Asimismo, dijo que "cada región del país tiene problemas climáticos particulares que influyen en los pacientes respiratorios".
"En la región noreste sucede con la humedad extrema y los cambios de temperatura,en la región noroeste los vientos y el polvo, en el Sur con la ceniza volcánica, en las grandes ciudades sucede con la contaminación ambiental y en las aéreas rurales con las fumigaciones", enfatizó.
Por eso, consideró que "es muy importante" conocer las medidas preventivas y de protección que permitan a los pacientes respiratorios crónicos reducir los riesgos de crisis durante esta época del año:
- Vacunarse.
- Prevenir el contagio de infecciones respiratorias, se deben poner en marcha algunas estrategias simples: lavado de mano, ambientes ventilados, evitar aglomeraciones, etc.
- Abrigarse adecuadamente para enfrentar el frío y evitar los grandes cambios de temperatura.
- Estar bajo tratamiento y control para que el paciente se encuentre correctamente medicado. En el asma el uso de medicación controladora y preventiva permite mantener las vías respiratorias menos inflamadas y/o sensibles.
- Asesorarse con su médico para conocer las señales de alarma que permitan una consulta precoz. Evitar la automedicación y saber cómo utilizar medicamentos de acción rápida para alivio en caso de crisis.
- Actividad física para mejorar el estado físico y asimismo la capacidad de respirar. Los pacientes pueden participar en actividades de manera regular y con un ambiente adecuado. Si se realiza actividad al aire libre y con bajas temperaturas se debe proteger la nariz y la boca contra el frío.
"El clima puede complicar la salud de los pacientes respiratorios crónicos, pero a través de un estricto control, medidas preventivas y la administración de la adecuada medicación, se pueden superar las inclemencias del tiempo y mejorar la calidad de vida", concluyó.