18 octubre 2021

CUIDAR TU VIDA Y LA DE TUS AMIGOS

 

Lunes 21 de Septiembre de 2015.

Con motivo de la celebración del Día del Estudiante y la Primavera, la ONG “Luchemos por la Vida” bregó por generar conciencia en los jóvenes.
luchemos2
Celebrar estos días sin alcohol al volante es la premisa de Luchemos por la Vida, y pidió a la comunidad que se sume para difundir el mensaje.
“Te proponemos trabajar con los más jóvenes y la comunidad desde la concientización, para estimular la reflexión y el cuestionamiento a partir de sus creencias, incrementando la comprensión de los efectos nocivos del alcohol y sus consecuencias destructivas, entre las cuales la violencia en el tránsito ocupa un lugar tristemente predominante, para que puedan visualizar alternativas de disfrute del fin de semana, en grupo, sin alcohol y con seguridad.”, señaló la organización a través de un comunicado.
La relación entre los jóvenes y el alcohol. En Argentina, los jóvenes de 13 a 24 años constituyen el 27% de las víctimas fatales en el tránsito. Y en la mitad de los siniestros con víctimas fatales está presente el alcohol. Los siniestros de tránsito constituyen la primera causa de muerte, desde el segundo año de vida, en los menores de 35 años. La mayoría de los que involucran muertos, de esta edad, suceden los fines de semana por la madrugada y mañana temprano.
¿Qué motiva a los jóvenes a beber y conducir? Luchemos por la Vida realizó una encuesta entre jóvenes estudiantes, de entre 15 y 18 años, de la provincia de Buenos Aires, en el que se les preguntó acerca de sus motivos para beber alcohol y la mayoría de ellos respondió que lo hacía para divertirse y pasarla mejor (23%), desinhibirse y tener más confianza en uno mismo (18%) y por presión del grupo y para formar parte del grupo (16%).
“Estas ideas están muy relacionadas entre sí, ya que para el imaginario social del grupo, basado en experiencias propias, pero también en hábiles mensajes publicitarios de bebidas alcohólicas, para divertirse es necesario estar alcoholizado, ya que de ese modo, se pueden superar los miedos e inseguridades personales, ser exitoso y pasarla bien. Es parte de los beneficios percibidos de alcoholizarse, en el marco de un beneficio que es previo e indispensable para disfrutar esos momentos, que es sentirse parte del grupo. En otros estudios, muchos jóvenes reconocen que no les gusta beber, pero lo hacen igual para no ser excluidos de su grupo”, reflexiona Luchemos por la Vida.
En la encuesta de Luchemos por la Vida se les preguntó acerca de si conocían los efectos negativos del alcohol y manifestaron una larga lista de ellos. “No obstante, un alto porcentaje de los jóvenes valora más los efectos positivos de alcoholizarse que los negativos, y actúan en consecuencia”, apunta la ONG.
Jóvenes: más vulnerables al alcohol. Según Luchemos por la Vida, la mayoría de ellos ignora que el alcohol los afecta más que a los adultos. “Los jóvenes menores de 17 años, tienen menos enzimas metabolizadoras del alcohol en el hígado, por lo que la intoxicación resulta más fuerte y dura más tiempo. Su cerebro está en formación y el consumo de alcohol en gran cantidad, en forma reiterada, puede ocasionar daños irreversibles en áreas claves, como las que regulan la atención, la memoria y por ende la capacidad de aprendizaje”, precisan.
“Muchos jóvenes beben grandes cantidades de alcohol para intentar así, encubrir sus problemas personales y reducir la angustia, el cansancio, la tensión y las inseguridades internas, muchas propias de la edad”, lamentaron.