22 octubre 2021

SE "CAE" LA TIERRA...

La tierra agrícola, en su valor más bajo desde el año 2010 - En promedio, una hectárea de campo para uso agrícola se ubica en 13.000 dólares. En 2012 había tocado un pico de 12.000 dólares. En los últimos tres años, el valor se derrumbó un 25 por ciento.
tierra-696x309
 

Viernes 18 de setiembre de 2015.

El valor de la tierra agrícola se derrumbó un 25 por ciento en los últimos tres años, tocando su valor más bajo desde 2010, según datos difundidos por Reporte Inmobiliario y que se presentaron en la Jornada Nacional de Actualización Inmobiliaria organizada por la Cámara Argentina de Inmobiliarias Rurales (Cair), según publicó La Voz del Interior.
“En zonas marginales se estima que la reducción de valor es de 35 por ciento o más en el mismo período”, agrega el estudio.
Según el informe, actualmente un campo con uso agrícola tiene un valor, en promedio para todo el país, menor a los 13.000 dólares por hectárea, lo que significa una caída del precio de alrededor del cinco por ciento.
Desde 2012, que el guarismo tocó un techo de 17.000 dólares por hectárea, ha ido disminuyendo sin freno hasta 15.000 dólares en 2013 y 13.500 dólares el año pasado.
La cifra actual es también menor a 2011, cuando rondaba los 16.000 dólares por hectárea; y al piso anterior de 13.000 dólares de 2010.

Campos mixtos y de cría
Esta reducción de valores también se trasladó a los campos de cría, aunque en menor magnitud. En 2012 un campo de estas características estaba valorizado en unos 3.500 dólares por hectárea, cifra que se redujo y se mantuvo estable a 3.000 dólares en los ejercicios subsiguientes.
Así, un campo de usos mixtos se cotiza, en promedio, a 7.000 dólares por hectárea actualmente. En 2012, superaba los 9.000.
Según el presidente de la Cámara de Inmobiliarias rurales, Cristian Beláustegui, el estancamiento de los países emergentes, que provocó una estabilización en la demanda internacional de alimentos y una baja en los precios de los comodities, repercuten directa y negativamente sobre el valor de los activos rurales.
“Luego de un período de ocho años de permanente alza en el valor de la tierra (2002 a 2010) que generó una rentabilidad importante por la sola tenencia de la tierra, se presentan tres años de baja constante (2013 a 2015) y sin elementos que permitan prever una reversión de la tendencia en el corto plazo”, destaca el informe.