3 diciembre 2021

JULITO TOCO "EL CLARIN"

Julio San Miguel, al haber alcanzado recientemente cien partidos en Torneos Federales de AFA, fue protagonista de una hermosa nota publicada en la sección de deportes del matutino porteño "Clarín". La compartimos con nuestros lectores.
 

Jueves 17 de setiembre de 2015.

Cien veces San Miguel en Once Tigres
Julio San Miguel, figura y referente del equipo de 9 de Julio, cumplió un centenar de partidos en los torneos federales de ascenso.
 
12002216_673616392740119_7827432448711073955_n
 

Guillermo Tagliaferri

El chiquilín que hace veintitrés años estrenó la camiseta, talle extra small, azul y amarilla de Once Tigres fue creciendo y quedando cada vez más identificado con el equipo de la ciudad bonaerense de 9 de Julio que en el último lustró logró afirmarse en el Torneo Federal B. En aquellos inicios futbolísticos jugando en las categorías infantiles, Julio San Miguel habrá tenido los sueños habituales de todo pibe. Pero seguramente no se hubiese imaginado que iba a alcanzar los 100 partidos en torneos nacionales de ascenso (incluyendo los viejos Argentino C y el B y el actual Federal B).
En el partido del festejo, tras el homenaje y ovación por su centenar de presencias, San Miguel anotó, en el estadio Coqueto de su querido Once Tigres, el gol para el empate ante Bragado Club 1 a 1. "Viví una tarde increíble. Mi familia y dirigentes me esperaban dentro de la cancha, antes del inicio del partido, con una plaqueta otorgada por el club y un cuadro hecho por los hinchas de una camiseta con el numero 100 en la espalda y una bandera que sostenían mi familiares. La verdad, fue un gesto hermoso del club que va a quedar en mi memoria de por vida. Justo me tocó convertir el gol. Tarde cerrada, mas allá de haber empatado", le relata un emocionado San Miguel, nacido el 11 de junio de 1987, a Clarín.
Julito, como todos lo llaman en 9 de Julio, también se traslada al pasado: "El primer recuerdo que se me viene a la cabeza es el primer día que entré al vestuario de Once Tigres, con tan sólo 5 años. La sensación inicial de ese club humilde con las paredes despintadas me hizo sentir lleno, sentía que ya era mi segunda casa, que ese iba a ser mi lugar para hacer lo que me gustaba: jugar al futbol. En este club conocí muchísima gente y coseché muchos grandes amigos. Esa tarde jugamos tres partidos, ganamos dos y perdimos uno y en el segundo partido convertí mi primer gol con la camiseta del Tigre".
El Club Atlético Once Tigres, fundado el 17 de septiembre de 1941, salió quince veces campeón de la Liga Nuevejuliense de Fútbol. Aunque su mayor orgullo es el título de campeón del Torneo Argentino C de 2011, venciendo en las finales a Alvear FB de La Pampa, para dar el salto a una categoría donde se mantiene apuntalado por buenas campañas, más allá de que en la actual temporada esté peleando por evitar el descenso, con Julio San Miguel, volante ofensivo, como una de sus figuras destacadas.
"Tengo -acota San Miguel- muchísimos recuerdos muy lindos, gracias a Dios. Los últimos quince años de Once Tigres fueron muy buenos en lo deportivo, se consiguieron doce campeonatos locales, de los cuales cinco fueron consecutivos. En 2008 arrancamos con el objetivo del ansiado ascenso a una categoría superior con la llegada de Manolo Sanz como técnico, hicimos una campaña bárbara con 22 partidos invictos pero perdimos la semifinal con Unión de Mar del Plata. Lo volvimos a intentar varias veces más teniendo buenos resultados pero siempre nos faltaba un poquito. Sin dudas el mejor recuerdo fue el equipo que ascendió al Argentino B el 29 de mayo del 2011 con un cuerpo técnico para mí de lo mejor que me tocó tener, con un profe como Carlos Maineri y un técnico como el Loco Omar Santorelli. No me voy a olvidar nunca esa tarde en General Pico, donde se jugó el partido final de vuelta; ganamos 1 a 0 con una impresionante cantidad de gente de 9 de Julio que se hizo presente en La Pampa. Ese ascenso fue de lo mejor que viví en la parte deportiva, como el primer año de Once Tigres en el Argentino B por la manera que nos costaba todo frente a muchos equipos que eran totalmente profesionales mientras la mayoría de nosotros laburaba todo el día". El símbolo de Once Tigres agrega: "Con un sacrifico gigante de todos superamos muchas cosas increíbles que sólo un grupo con hambre y mucha humildad puede sacar adelante. Creo que esos fueron los mejores años y que van a quedar en mi mente de por vida".