2 agosto 2021

SI HAY LUGAR, METELO EN LA CUARTA...

 Por la cantidad de lugares legislativos que tiene por Ley la cuarta sección, los partidos colocan “extranjeros” entre sus filas.
20150827164401_zas

Viernes 28 de agosto de 2015.

Lo que comenzó siendo una excepción, con el tiempo se fue transformando en una legal, pero inmoral costumbre propia de las artimañas de la política argentina.
Sucede que cada vez más, los votantes de la cuarta sección votan a dirigentes que jamás vieron o supieron de ellos en algún medio de comunicación.
Cada dos años, la provincia de Buenos Aires elige candidatos a diputados o senadores provinciales, y para ello, la sección del noroeste (cuarta) cuenta con un cupo de 14 diputados cada cuatro años y siete senadores. El número en ambos casos se tornó valioso para cada sello partidario, ya que hay secciones dentro del territorio bonaerense que siendo más extensas pero tienen menos bancas en juego.
La “movida” más notoria se comenzó a observar en los comicios del 2011, cuando el Frente para la Victoria colocó al dirigente de la Cámpora oriundo de Moreno, Miguel Funes y el sciolista Martín Cosentino, cuya residencia pertenece a la zona norte, Vicente López. En ese momento, dos candidatos de otras secciones impactó más de la cuenta, aunque citando al ex titular de la Asociación del Fútbol Argentino con su célebre frase “todo pasa”, al momento de la asunción de los legisladores ya nadie se acuerda o reprocha la “avivada” de los partidos políticos.
En esa misma elección, el frente UDESO que lideraban Ricardo Alfonsín y Francisco De Narváez, colocó al mediático abogado, Mauricio D’Alessandro en el cuarto lugar siendo oriundo de la ciudad turística Tandil.
En el 2013, elecciones de medio término, donde la cuarta sección elegía senadores, el dirigente radical Roberto Costa se colocó en la lista del Frente Renovador por un acuerdo con el intendente de San Isidro (Gustavo Posse), quién es hombre de confianza.
Para las elecciones generales de este año, el FpV no tuvo reparos en volver a inscribir a Funes (va por su reelección) en la lista para que los votantes de la región le depositen el voto y renueve por cuatro años días.
Además de Funes, en el quinto lugar figura Lauro Grande, dirigente de La Cámpora que periodísticamente podría denominarse “extranjero en la sección”. Es oriundo de San Martín y con los resultados de las PASO, hoy ocuparía una banca a partir de diciembre.
Quizás esta situación sea una moda pasajera, nadie lo podría asegurar, pero lo que si es cierto que sobre todo para los espacios políticos no deberían que perder de vista que cada foráneo no cuenta con el aval de un territorio y por ende no aporta votos al colectivo de la lista. Quizás cuando a los "grandes" les falte algún sufragio y lo que hoy parece una solución para que todos "cobren", se transforme en un problema, se empiece a mirar hacia otra estrategia.

Fuente: Infonoroeste.