11 abril 2021

AMORES DE OFICINA

 

Sábado 22 de Agosto de 2015.

El sitio CareerBuilder.com, especializado en búsquedas laborales sostiene que cuatro de cada diez trabajadores tendrá una relación con un compañero en algún momento de su carrera
amoresSegún una encuesta que realizó el sitio especializado en búsquedas laborales, el 40% de los trabajadores tendrá un amorío en la oficina alguna vez. Por lo general se trata de una situación que no es bienvenida dentro de las empresas, pero a la vez imposible de evitar.
En lo que respecta a la Argentina, por ejemplo, los empleados pasan casi un tercio de su día en el trabajo aproximadamente 40 horas semanales, lo que contribuye a que se vayan afianzando cada vez más las relaciones.
A esto se le suman los proyectos en equipo, la hora del almuerzo, las fiestas de la empresa, after-office, viajes de negocios o jornadas fuera de la oficina, el combo resulta letal.
Según los especialistas, uno de los principales conflictos que se genera para los trabajadores en estas situaciones es si blanquear o no la relación. La respuesta dependerá mucho de cuál sea la política que adopte la empresa en este tema y de las condiciones de la relación.
Pese a que no es algo bien visto por las empresas, los especialistas recomiendan que no se prohiban estas relaciones para no empujarlas a la clandestinidad, lo que afectaría el clima laboral. Una relación positiva hace que las personas trabajen motivadas y transmitan energía al resto del equipo. Pero por otro lado, si la pareja se separa o tiene problemas, se torna difícil que eso no influya en el desarrollo del grupo.
Más allá de las condiciones que impone una empresa, la realidad muestra que los amores de oficina son más comunes de lo que muchos creen. El portal Entremujeres.com, por ejemplo, sostiene que el 60% de las mujeres admite haber tenido una aventura amorosa o sexual en el trabajo. El 19%, incluso precisó que esa situación se dio con los jefes.
También hay lugar para la fantasía ya que el 15% de las encuestadas reconoció que fantasea con tener algún contacto con un compañero, aunque sus inhibiciones no se lo permiten.
Las más recatadas en este caso son minoría ya que tan sólo el 25% de las encuestadas sostuvo que prefiere no mezclar ni amor ni sexo con el trabajo.