21 octubre 2021

LOS ALCANCES SILENCIOSOS DEL STRESS

 

Viernes 14 de Agosto de 2015.

Los infartos y ACV son las consecuencias más conocidas. Sin embargo, otras patologías asoman cuando el ritmo de trabajo no cesa. 
stress_managment
Trabajar hasta tarde, no comer, levantarse temprano, reunión, no comer, reunión. Repetir esta secuencia todos los días, incluidos los domingos, estresaría a cualquiera y, ante esto, hay que estar preparado, porque no sólo los infartos y los accidentes cerebro vasculares atacan sino que, también, lo hacen otras patologías.
“Hay pacientes que tienen un nivel de stress muy importante, cargas horarios muy grandes, no se detienen a comer y eso hace que el jugo gástrico lesione al estómago y uno empieza a tener gastritis y úlceras, por ejemplo”, enumeró Carlos Reguera, coordinador de Cardiología y Medicina Preventiva del Instituto de Neurociencias de Buenos Aires (INEBA), “El stress te puede dar disfunción sexual”, agregó el especialista.
A eso se suma, también, otro cuadro clínico como la ansiedad. Sucede que, a mayor nivel de stress, el cuerpo lo canaliza por otro lado, por ejemplo, cuando alguien mueve constantemente las piernas mientras está sentado, tics u otros movimientos involuntarios.
“El stress conlleva a la ansiedad. Si tengo mucho stress me puede generar ansiedad. Es un circuito que vuelve. Mayor stress, mayor ansiedad y por eso aún más stress. Si no salgo de eso, con terapia, lo canalizo con el deporte, u ocupo mí tiempo con otra cosa, es siempre un círculo vicioso”, explicó Reguera.
Esta situación lleva a que los ejecutivo estresados decidan someterse a estudios para saber en qué estado se encuentra su salud. Ahí comienza un trabajo de análisis de datos que cambia paciente a paciente pero que, en definitiva, tiene una misma base.
“En INEBA, los estudios constan de un laboratorio general, que involucra hemograma; glucemia (te la puede elevar el stress), alteración de hormonas/tiroides; además buscamos problemas en los lípidos; y, finalmente, hay un interrogatorio con el clínico, que busca más factores de riesgo”, detalló el especialista. A eso se le agrega, para que el abordaje sea completo, “una ecografía cardíaca o general, una ergometría o un electrocardiograma”.
La cura al stress no siempre es sinónimo de pastillas y farmacia. También recomiendan combatirlo con distracciones. “Actividad física, mejorar alimentación, tomarse un recreo en el día y tener un tiempo para uno (hacer un viaje)”, son algunos de los consejos enumerados por Reguera.