21 octubre 2021

YA ASUMIO FUNCIONES EL NUEVO OBISPO

 

Domingo 12 de julio de 2015.

Como fuera anunciado oportunamente, Monseñor Ariel Torrado Mosconi fue recibido en nuestra diócesis ayer, sábado 11 de julio, con una celebración eucarística en la Iglesia Catedral, a las 16 horas.
Participaron de la misma sacerdotes y administradores parroquiales, comunidades religiosas, sacerdotes y diáconos,  ministros y agentes pastorales, docentes y alumnos de los colegios religiosos y autoridades municipales.
En oportunidad de la ceremonia, el Obispo Diocesano de 9 de Julio, Mons. Martín de Elizalde, dejó sus conceptos para dar la bienvenida al nuevo Obispo Coadjutor, poniendo de manifiesto que "Monseñor Ariel irá conociendo nuestras realidades parroquiales y sus iniciativas pastorales y caritativas, la acción educativa que se desarrolla en los colegios católicos, la trasmisión de la fe por la catequesis sacramental, el trabajo apostólico en los vastos espacios rurales y en las ciudades y pueblos. Se encontrará con la realidad de los hombres y mujeres de la sociedad presente en este ámbito, con sus necesidades e inquietudes, con sus méritos y cualidades, para darles a conocer con las palabras de hoy y con los gestos adecuados y comprensibles el gran amor que Dios nos tiene. De manera especial quiero señalar la atención especial que se está prestando a la catequesis de los sacramentos de iniciación, a la promoción vocacional y a la atención de los seminaristas, para que nunca falten pastores santos y fieles para asistir al rebaño, a la pastoral juvenil, para que pueda inspirar y dar crecimiento a un encuentro serio y fecundo con el mismo Señor. Con la liturgia ofrecida en nuestros templos y capillas se santifica y alimenta el Pueblo de Dios, y se acompaña y hace fecundo el sacerdocio bautismal de los fieles, su testimonio de fe, su caridad generosa, su viva esperanza. Encontrarás, querido hermano, en los sacerdotes, amigos y colaboradores, que esperan y apreciarán mucho tu estímulo y tu ejemplo, y a los que sabrás dar, no lo dudo, comprensión y afecto. Nuestros fieles, tan cercanos y generosos siempre, seguirán estando en todas las iniciativas, con su disponibilidad tantas veces demostrada. Y hay un vasto campo de expectativas, de anhelos, de sensibilidades, aún en quienes están aparentemente lejos de nuestras comunidades y ajenos a las actividades de la Iglesia, pero deseosos de encontrar el rostro del Señor de la Misericordia".
Después de la Santa Misa se ofreció un chocolate a los participantes en el Colegio Jesús Sacramentado, frente a la Plaza.