7 diciembre 2021

MERCEDES SOSA: 80 AÑOS DE UNA FIGURA INMENSA

Mercedes sintetizó un doble movimiento: el que propulsó la integración de las músicas de provincias con los sonidos de Buenos Aires y el que la convirtió, a partir de una actitud desprejuiciada, en una figura universal sin resentir los fundamentos de la música de raíz.

mercedessosa

Jueves, 9 de julio de 2015

Nació en Tucumán el 9 de julio de 1935, donde despuntó desde niña su oficio de cantora, macerado por su condición de origen: descendiente de calchaquíes, hija de un obrero de la industria azucarera y una lavandera.

Aquellos tiempos la ubicaban prestando su voz en la radio, en los actos partidarios del Peronismo o en el circo, pero su despegue –y el comienzo de la definición del paradigma que representó en el folclore argentino- fue alumbrado en Mendoza, donde se radicó en 1957 a partir de su matrimonio con el músico Oscar Matus, con quien tuvo un hijo, Fabián.

Eran tiempos del folclore industrializado, masificado a partir de las migraciones de las provincias a Buenos Aires, que confrontaba para algunas miradas con el tango –también en tiempos de esplendor publicitario- y el cosmopolitismo portuario.

Censurada por la dictadura cívico-militar (1976-1983), se exilió en Europa, donde prosiguió con su trabajo con grandes figuras iberoamericanas de la canción. Tras su regreso a Argentina en los ’80 su sonido se atrevió al tango, el jazz y el rock.

Su último trabajo fue “Cantora: un viaje íntimo” (2009), en el que interpretó 34 canciones a dúo con otros tantos artistas latinoamericanos. Falleció el 4 de octubre de 2009 a raíz de una disfunción renal que agravó una crisis respiratoria.

Mercedes Sosa será homenajeada hoy, a las 21, en la sala La Ballena Azul del Centro Cultural Kirchner en un concierto titulado “Traigo un pueblo en mi voz”, en referencia al disco homónimo que editó en 1973.

Aquella ambición estética que simbolizó Mercedes Sosa, renovadora e integradora de tradiciones musicales, todo a un mismo tiempo, permanece inconclusa, desconocida por la industria de medios. Pero aquellos músicos que sí la sostienen, lo hacen edificando sobre su herencia musical. No es un dato menor.

Texto: Diario de Cultura