16 octubre 2021

COMBATEN ROBOS POR WHATSAPP

Un comisario de la policía fueguina logró bajar los índices de inseguridad en una de las franjas más pobladas de la ciudad de Río Grande valiéndose de redes sociales y el programa de mensajería instantánea WhatsApp, modalidad a la que atribuye que llevan más de tres meses completos sin delitos.
 
Policia-200

Martes 7 de julio de 2015.

Marcelo Guerrero, de 40 años y al frente de la comisaría 5ª, con jurisdicción en seis barrios de la ciudad, asegura que con esta forma de trabajo esa zona lleva más de 100 días sin que se produzcan hechos delictivos contra bienes ni personas, incluyendo robos y hurtos.
Barrios seguros
"El Comisario WhatsApp", como lo apodaron medios locales, tiene a su cargo la seguridad de los barrios Chacra XI, Chacra XIII, Aeropuerto, San Martín, Vapor Amadeo y Los Cisnes, donde viven unas 20.000 personas, casi un cuarto de la población de la ciudad.
"Nos hicimos cargo de la comisaría a mediados de enero. El 8 de marzo nos reunimos con los vecinos y recibimos todas las demandas vinculadas con una mayor presencia policial en la zona. Ahí mismo les planteamos la idea de comenzar a utilizar Facebook y WhatsApp. Y el 14 de marzo ya entraron en funcionamiento los primeros grupos", explicó el policía.
¿Cómo funciona?
El policía contó que desde la comisaría comenzaron a administrar seis grupos de Whatsapp, uno por cada barrio. En cada uno de ellos participan aproximadamente unos 100 vecinos. Allí, los vecinos se comunican entre sí y con los efectivos. “Postean desde fotos con autos mal estacionados hasta personas en actitud sospechosa o situaciones extrañas que merezcan ser investigadas", afirma Guerrero.
"El administrador de cada grupo de Whatsapp soy yo. Para ingresar (al grupo) pedimos la fotocopia del documento con el domicilio actualizado. Con ello verificamos que la persona no tenga antecedentes y resida en el barrio", precisó.
Como la idea es evitar la burocracia, "la gente ni siquiera tiene que venir a la comisaría: con el mismo celular sacan una foto al documento y la mandan al grupo, hay un efectivo de guardia que recibe todas las comunicaciones y yo desde mi propio celular controlo las respuestas que se dan en cada caso", agregó.
Problemas más frecuentes
Los vecinos se quejaban de todo tipo de delitos, en especial por los frecuentes hechos vandálicos cometidos por menores, y algunos episodios graves que todavía se recuerdan, como el doble homicidio de una pareja de ancianos perpetrado en 2011. "Al principio la idea de la comunicación les sonaba rara, pero después tomaron la iniciativa y los grupos virtuales fueron creciendo y diversificándose. El resultado fue que no sólo disminuyeron los delitos, sino también los problemas de convivencia entre vecinos, como la música alta o la ingesta abusiva de alcohol", evaluó Guerrero.