11 abril 2021

AGUANTE LA PASTA FROLA!!!

Miembros del Instituto Superior de Investigación, Desarrollo y Servicios de Alimentos de la Universidad Nacional de Córdoba corroboraron que el fruto del membrillo mantiene sus cualidades antioxidantes incluso tras ser sometido al proceso térmico de producción del dulce o la jalea, y contiene sustancias que permiten prevenir enfermedades cardiovasculares.
5578aab65d8df_large

Jueves 11 de junio de 2015.

Los investigadores verificaron que tanto la cáscara y la pulpa, su mezcla con el azúcar, como el producto terminado, presentaron un alto contenido de polifenoles, una sustancia reconocida por su rol en la prevención de enfermedades cardiovasculares y del cáncer, entre otras, señala el estudio publicado en el sitio web Uniciencia.
“El estrés oxidativo es un proceso que provoca el daño de las células del organismo y termina generando distintas enfermedades. Puede ser ocasionado por diferentes factores, como el consumo de tabaco, la contaminación ambiental e incluso el estrés laboral. Los antioxidantes, al evitar el deterioro de las células, previenen distintas afecciones”, explicó Verónica Baroni, quien coordinó la investigación junto a Pablo Ribotta en el Instituto Superior de Investigación, Desarrollo y Servicios de Alimentos (ISIDSA) de la Universidad Nacional de Córdoba.
Si bien el sistema de defensa de cada persona posee una función antioxidante, esta debe ser complementada con la incorporación de diferentes alimentos, cuya capacidad antioxidante proviene de sustancias como las vitamina A y E, los carotenos y los polifenoles.
Justamente, el membrillo es rico en polifenoles y ese elevado aporte de antioxidantes le otorga propiedades anticancerígenas, antiinflamatorias y antineurodegenerativas, entre otras.
Los autores del trabajo señalan que una porción de 40 gramos de dulce de membrillo aporta 148 miligramos de polifenoles, una cantidad comparable con la que se ingiere en media copa de vino, otro de los productos alimentarios con mayor presencia de esta sustancia protectora.