18 enero 2022

Preinfantiles: RECLAMO ANTE LA LIGA

Un grupo de padres presentaría un reclamo formal ante la Liga Nuevejuliense de Fútbol por la desorganización sufrida en la realización del torneo de fútbol preinfantil del pasado lunes.
liga9

Viernes 29 de mayo de 2015.

La nota editorial de “La Trocha”, publicada el pasado miércoles 27, bajo el título “Fútbol Infantil, alegría no mata desorganización”, y en la que se hacía referencia a la situación que tuvieron que padecer padres y pequeños en oportunidad de disputarse un nuevo “Campeonatito” de Fútbol Infantil, el pasado lunes en el estadio “Ramón N. Poratti” del Club Atlético 9 de Julio, con la organización de esta institución y el Club y Biblioteca Agustín Alvarez, habría sido disparadora de una presentación formal de parte de los progenitores ante la Liga Nuevejuliense de Fútbol, en la jornada del próximo martes.
En este sentido, nuestro medio ha recibido llamados y mensajes de padres no solamente adhiriendo a los conceptos vertidos en la nota –en la que, como es estilo de este medio se describen minuciosamente los hechos, se efectúa una crítica puntual y se acompaña la misma de propuestas para mejorar la situación-, sino también para solicitar la autorización para acompañar un reclamo ante las autoridades de la liga Nuevejuliense de Fútbol.
Paralelamente a ello, en las charlas cotidianas en los egresos de los niños de los colegios o en las cafeterías de la ciudad, el tema fue uno de los más comentados de la semana, y las opiniones fueron coincidentes respecto de la “mala tarde” que les tocó vivir a muchos pequeños, que debieron esperar por horas para jugar no más que dos partidos, o en algunos casos, solamente uno.
Asimismo, se escucharon versiones –cuya veracidad aún no hemos podido establecer por el momento-, de que a tal punto llegó la desorganización del referido torneo, que tras la entrega de premios, efectuada aproximadamente a las 16,15 hs., media hora después debió “improvisarse” un partido entre dos equipos de pequeños que habían jugado tan solo un cotejo a lo largo del día, lógicamente ya sin público, y acompañados solamente por sus padres.

Sin ánimo de ser “revolucionarios” ni mucho menos, nos alegramos sobremanera de que una de nuestras notas editoriales sea no solamente reflejo del sentimiento de un numeroso grupo de padres, sino también que la misma sustente y acompañe un reclamo de los mismos ante las autoridades de nuestro fútbol para mejorar y solucionar definitivamente este tipo de cuestiones; las que por otra parte son muy sencillas de corregir, siendo el único elemento indispensable para ello la aplicación de buena voluntad en reemplazo de un interés meramente recaudatorio.