25 octubre 2021

RUTA 50, VERGÜENZA PROVINCIAL

El tramo comprendido entre las ciudades de Lincoln y Vedia, que a su vez une las rutas nacionales 188 y 7, luce de la peor manera; y lo que es peor, desde hace muchos años. Aquí falta “valor agregado”, “infraestructura” y a simple vista se advierte que la traza está “por debajo de la línea de pobreza”.

Lunes 18 de mayo de 2015.

 

Esos tres conceptos, son utilizados asiduamente cada vez que algún aspirante a un cargo electivo u ocupante de una banca (de cualquier fuerza) visita la zona.
Basta con una simple recorrida por cualquier tramo que comprende los aproximadamente 45 kilómetros que separan a Lincoln de General Villegas para mirar y ver, sufrir y padecer.
A los baches de diferentes diámetro y profundidad, se le suma la falta de señalización. No existen las líneas demarcadas ni los carteles.ruta-1-300x225
Es común ver los autos, camiones, pick up, circulando en zig zag o estacionados a un costado cambiando neumáticos. Hay huellas marcadas sobre la banquina, la gente prefiere circular por allí.
Las consecuencias van desde la rotura de cubiertas, llantas y otras partes de un vehículo, hasta graves accidentes; desde el encarecimiento de la tarifa para cualquier viajero, ya que los precios de remises aumentan considerablemente por el riesgo, hasta la imposibilidad de realizar un viaje por lo anteriormente expuesto, entre otras.
Las alternativas por ruta son, Lincoln – General Pinto – Germania – Alberdi – Vedia o Lincoln – Junín – Vedia, en todos los casos el kilometraje aumenta considerablemente.
Es una obra prometida, una ruta ignorada y sus usuarios, bonaerenses olvidados, asegura, con las pruebas a la vista, un “padecedor” de esta situación.