24 octubre 2021

GLIFOSATO = CÁNCER = POLÉMICA

La IARC, que depende de la OMS, declaró al glifosato y otros productos fitosanitarios comoimages "probablemente cancerígenos para los humanos". ForoS de Ambientalistas pedirán que se amplíe el límite de la "franja verde" para fumigaciones aéreas o se prohíban.

Domingo 17 de mayo de 2015.

Un estudio que vincula al glifosato con el cáncer reavivó la polémica. Los ambientalistas de diferentes ciudades de la zonapedirán que se prohíba o se extienda el límite de la franja verde para realizar las fumigaciones aéreas dentro de sus distritos.
El informe de una agencia de la Organización Mundial de la Salud (OMS) que declara al glifosato y otros productos fitosanitarios como "probablemente cancerígenos para los humanos" volvió a encender el debate sobre la utilización de agroquímicos en la región.
Tras conocerse, el 20 de marzo pasado la publicación la Agencia Internacional para la Investigación sobre el Cáncer (IARC), dependiente de la OMS, el Foro de Ambientalistas de Junín prepara una presentación ante el Concejo Deliberante para que la Municipalidad regule y controle la utilización, el almacenamiento y el uso de los fitosanitarios.
El informe de la IARC cobró gran repercusión en el país, como así también en varias localidades de la región pampeana, entre ellas las de Junín y la zona. Sucede que el glifosato es utilizado en los cultivos de granos para prevenir y combatir el crecimiento de maleza.images (2)
Dentro de sus aplicaciones, la más cuestionada es la fumigación aérea. Desde hace años se discute la utilización de aviones para aplicar herbicidas y pesticidas. Tal es así que en varios distritos de la región pampeana, como por ejemplo en Alberti, hay fallos judiciales que prohíben esta práctica.

EL DEBATE
El tema, que vuelve a resurgir luego de los estudios publicados en 2009 por el investigador del Conicet Andrés Carrasco –fallecido el año pasado–, donde sostenía que el glifosato puede producir malformaciones neuronales, intestinales y cardíacas en los embriones humanos, divide las aguas entre quienes piden su prohibición o regulación y los que sostienen que es indispensable para el modelo económico del país.
"El problema sería la exposición al riesgo que tiene la gente que vive en los pueblos cercanos donde se fumiga o la zona periurbana", dijo Marcela Torreblanca, profesora de biología, integrante del Foro de Ambientalistas de Junín y del Museo "Legado del Salado". Además, agregó que también podría ser peligroso "si hay empresas instaladas o galpones contratistas que tengan guardado ese material cerca de la zona urbana".
No obstante, para el presidente de la Asociación de Ingenieros Agrónomos de Junín (AIAJ), Javier Belligoy, "el nivel de dosis que se usa en los campos, si se usa en los lugares adecuados, no tiene riesgo sobre los centros urbanos", afirmó.
"El problema es cuando no se usa bajo las condiciones adecuadas climáticas, o es mal usado. Ahí hay riesgo en las partes urbanas", dijo.images (1)
Belligoy se mostró escéptico sobre el estudio de la IARC, del que advirtió que se debe "tomar con pinzas" por ser un "un subdepartamento" de la OMS.
"Como es una parte de lo que es la OMS tiene una resonancia relevante pero no deja de ser algo subalterno a lo que es la jerarquía de la OMS", sostuvo el ingeniero.
Rodrigo Esponda, presidente de la Sociedad Rural de Junín, dijo que "la fumigación aérea tiene muchísimos controles más que la terrestre". En ese sentido, explicó que "la capacitación de quienes la realizan es mucho más grande que una terrestre" y que "hoy en día la tecnología tiene las pastillas, la cantidad que se va a fumigar".
A su vez, advirtió que los productores son conscientes de que manipulan productos químicos. "No se puede hacer cualquier día ni la puede hacer cualquier persona. Si hay establecimientos educativos en la zona, no se puede hacer en períodos escolares. No puede haber vientos fuertes, ni tampoco cero viento", advirtió.
Sobre la repercusión de los productos fitosanitarios en el sector agropecuario, Esponda resaltó que "el beneficio no es de los productores, sino del país que aumentó la producción de granos" y, por ende, "ingresos del comercio exterior e interior".Tractor-campo-pesticidas
"Si no se usaran, la producción sería de la mitad y el valor de los alimentos, más alto. No es un problema sólo del productor ya que lo compensaría con precios. En vez de 50 millones de toneladas de soja habría 25. La demanda haría que el precio sea más alto", explicó.

"No es una cuestión de un sector. Es más amplio, se benefician los fletes, la industria automotriz, la metalúrgica, los puertos. Perderlo sería un perjuicio, si no tuviéramos la posibilidad de usar fitosanitarios".

QUÉ DICE EL INFORME
El IARC ubica el glifosato en el Grupo 2A, de “agentes probablemente cancerígenos para los humanos”, y aclara que “esta categoría se utiliza cuando hay limitada evidencia de carcinogénesis en humanos y suficiente evidencia en animales de experimentación. ‘Limitada evidencia’ significa que se observó una asociación positiva entre exposición al agente y cáncer, pero que no pueden descartarse otras explicaciones. Esta categoría se utiliza también cuando, habiendo limitada evidencia de carcinogénesis en humanos, hay fuertes datos sobre cómo el agente causa cáncer”.