19 enero 2021

DESAZON ENTRE PRODUCTORES BOVINOS

Miércoles 13 de Mayo de 2015

Los bajos niveles de consumo y la competencia que ofrecen la carne de cerdo y aviar desalientan la producción de carne vacuna.
Estos conceptos surgen de un informe elaborado por la consultora, que indicó que “la ganadería bovina brinda excelentes oportunidades de mediano plazo, pero las mismas se encuentran atadas a la eliminación de las restricciones a la exportación“ que ofrece la política impulsada por la administración de Cristina Fernández de Kirchner.
Según Javier Cao, especialista de Abeceb.com, “el consumo interno se mantendría en niveles bajos en 2015 debido principalmente a un estancamiento en el poder adquisitivo de la población”.vacas2
“También influirá, pero en menor medida, la tendencia de largo plazo de un incremento en el consumo de carne porcina y aviar, en desmedro de los cortes vacunos”, consignó el experto, quien reconoció que la situación que ofrece la plaza ganadera hace que “crezcan las exportaciones pero la producción mantenga una tendencia negativa”.
Para Cao, “difícilmente se observe un impacto positivo en la producción durante 2015, ya que primero será necesario pasar por una fase de retención. Así, la producción bovina volvería a mostrar una caída en 2015, que sería de alrededor de un 1%”, dijo.
El informe refirió además que la ganadería vacuna concluyó el primer trimestre de 2015 con un aumento del 1,5% en el orden productivo, mientras que la faena total de cabezas experimentó un incremento de más de 3 millones de animales.
Allí, Abeceb.com admitió que este despegue se sustentó en el incremento de un 47% que ofrecieron las exportaciones cárnicas, que tuvieron por destino principalmente el mercado chino y también Rusia.
Pese a ello y de acuerdo con el estudio, se prevé que durante 2015 “no se observará una recuperación sustancial de la producción bovina” a instancias de la caída que experimentaría el consumo interno, al que actualmente se destina casi la totalidad de la producción ganadera.vac
Actualmente, y más allá del impulso registrado, la Argentina solo exporta un 10% de su producción bovina, cuando históricamente vendió al exterior hasta un 15% de la faena vacuna, aún en un contexto de menor consumo local.
Al respecto, Cao indicó que de cara a las elecciones presidenciales de octubre, “el sector tiene la mirada puesta en 2016, ya que un posible levantamiento de las restricciones a la exportación podría cambiar completamente las perspectivas“.
Para Abeceb.com, a diferencia de la contracción vislumbrada en el mercado interno, “el mercado internacional muestra excelentes perspectivas”, con “una demanda global que se mantiene firme” y el beneficio que reportó para la Argentina la apertura del mercado europeo a través de la Cuota 481, conformada por unas 48 mil toneladas de hacienda de feedlot.
“Se descuenta que con mejores condiciones la Argentina podría volver a transformarse en un jugador relevante en el mercado de carne bovina a nivel mundial, especialmente si se revisa la política de restricción a las exportaciones”, destacó la consultora.
FUENTE: DyN