7 diciembre 2021

Datos para tener en cuenta: ¡AHORA SI HACE FRÍO!

Con la llegada de los primeros fríos y los cambios de temperatura, nuestro organismo se ve más predispuesto a contraer enfermedades respiratorias. Resfrío, gripe y sinusitis son algunas de las enfermedades más comunes durante la época invernal, ya que aparecen en todo tipo de personas, sin importar la edad.
El frío produce ciertas condiciones que atraen las enfermedades respiratorias, ya que las “cilias” del árbol respiratorio, encargadas de eliminar polvo y bacterias, funcionan menos en invierno por el mismo aire frío que se respira y los cambios bruscos de temperatura (al pasar del ambiente calefaccionado al frío de la calle).
frio
En los niños es difícil evitar el contagio vía útiles escolares o manos ya que los chicos tocan todo, por eso se recomienda quedarse en casa hasta que la infección esté controlada, utilizar pañuelos descartables y tratar los cuadros virales y alérgicos concomitantes, así como consultar al médico cuando un resfrío común dura más tiempo del habitual.
También se debe mantener una buena alimentación, buen abrigo y aislamiento del niño en periodo de contagio. Estar al día con el plan de vacunación obligatorio y consultar al pediatra por la vacuna antigripal y contra la neumonía, en especial niños menores de 3 años, niños con antecedentes de asma o enfermedades pulmonares.
Remedios caseros y grupos de riesgo
Con respecto a las diferentes formas de tratar estas enfermedades, el remedio casero que más funciona para resfríos o sinusitis es el “vaho de vapor”, que se puede realizar en la ducha o respirando el vapor de una olla con agua caliente. También se recomiendan las nebulizaciones con solución fisiológica. No agregar sal al vaho, ya que es un mito que la sal en agua caliente ayuda a aliviar el resfrío. Y soplarse siempre la nariz, para que el moco no dé picazón en la garganta.
Hay grupos vulnerables, que tienen más altas posibilidades de sufrir una enfermedad respiratoria invernal: son las mujeres embarazadas, los diabéticos, los que sufren insuficiencia cardíaca o enfermedades que comprometan la inmunidad y los mayores de 65 años.
Por último, se deben tener temperaturas agradables en los hogares, pero no que permitan estar desabrigados o en ropa demasiado liviana ya que al salir se sufren diferencias térmicas con el exterior que pueden provocar de por sí alteración en las defensas.
Una temperatura agradable es de 21 grados y las casas o departamentos deben ventilarse al menos una vez por día.