12 abril 2021

Obras Hídricas: INQUIETUD EN LA ZONA

 
Inquieta el ingreso de excesos del río Quinto en zona de Banderaló y canalizaciones “aguas arriba”. El Fondo Hídrico Nacional se derivó al conurbano en lugar del interior y el campo.

Miércoles 6 de mayo de 2015.

 
Productores y propietarios de campos del sur de la ruta 5 ubicados en el Partido de 9 de Julio y en el llamado “embudo”, del partido de Bragado en cuyo territorio vienen a confluir todas las aguas del noroeste a través de los canales que van a dar a su sistema de arroyos y canalizaciones que culminan en el río Salado, están preocupados.
Es que la tercera etapa de las obras previstas para el “gran río” de la Provincia de Buenos Aires está retrasada y la cuarta no ha empezado no obstante que el ministro de Infraestructura, Alejandro Arlía, en declaraciones al programa “Entre el Campo y la Ciudad” que se emite por radio Colonia AM 550, en setiembre del año pasado ratificó la obra: “El Plan Maestro del río Salado están cumplido en un 95 % que va para Las Flores y la cuarta etapa la estamos conversando con Nación y llegaría a la ruta Nacional 5”.
“El saneamiento del Salado es una cuestión central para la gestión del gobernador Daniel Scioli”, como aseguraba la arquitecta Cristina Álvarez Rodríguez, cuando precedió a Arlía en la cartera de obras 2públicas bonaerense, sin embargo resulta que la construcción de las ubicadas en Carlos Casares, de acuerdo a la óptica de los productores contraviene el acuerdo alcanzado en 2003 con el gobierno provincial de Felipe Solá, cuando creó el “Consejo Honorario del Plan Maestro del Río Salado”, que nunca funcionó, respecto de que las obras deberían realizarse desde la desembocadura en la Bahía de Samborombón hasta llegar al naciente del río Salado, al no estar completadas las obras “aguas abajo” de “La Sofía-Cadret”, puntualmente los del sur de la ruta 5 y los específicamente proyectados en el Partido de Bragado.
El Rio Quinto
Por otra parte en el confín noroeste de la Provincia, pero vinculada a toda la problemática irresuelta de las cíclicas inundaciones que afectan al territorio bonaerense, el intendente del Partido de General Villegas: Horacio Pascual manifestó su preocupación por el desborde del cauce del río Quinto en las localidades de esa jurisdicción y apuntó a la reiterada falta de obras hidráulicas de parte de la provincia.
La información fue confirmada al portal "Banderaló Noticias" por el Coordinador de Servicios Viales de la Municipalidad de General Villegas, Roberto Iriarte, quien junto a la encargada de Servicios Urbanos de Banderaló, Luciana Pratto, observaron días pasados la situación que genera el rebose del río “Popopis” en lenguaje los pueblos originarios
Según manifestó el funcionario, se desviará el agua hacia los canales que tienen dirección sur, hacia la ruta 188, para que tome el cauce natural y no constituya un peligro para el pueblo.3
Si bien los canales estaban limpios, ahora se está profundizando esa limpieza para que el agua, que en las últimas horas baja con menos fuerza, pueda correr sin inconvenientes, los que también han afectado a Villa Saboya.
El Fondo Hídrico Nacional
A partir de 2006 la desinversión para áreas productivas rurales fue creciente (N. R:los datos pueden corroborarse en la Unidad de Coordinación de Fideicomisos de Infraestructura, UCOFIN, del Ministerio de Economía). Derivándose a a zonas urbanas, particularmente en momentos de convocatorias electorales aumentando de $ 3.985.215,98, en 2006; a $ 248.353.355,10 para las elecciones presidenciales de 2007. Luego bajó a $ 35.122.857,04, en 2008, y en 2009, en un año de comicios legislativos, volvió a subir a 437.720.526,50 pesos. La Matanza, Quilmes, Merlo y Florencio Varela, entre otras localidades del conurbano bonaerense, empezaron a ser receptoras de recursos del Fondo Hídrico Nacional creado en 2001 por el gobierno de la Alianza con afectación específica al desarrollo de los proyectos de infraestructura de obras hídricas de recuperación de tierras productivas, mitigación de inundaciones en zonas rurales y avenamiento y protección de infraestructura vial y ferroviaria en zonas rurales.
En 2006 el presidente Kirchner promovió en el Congreso Nacional, a través de los legisladores del Frente para la Victoria, la sustitución de la tasa de infraestructura hídrica, de $ 0,05 por cada litro de nafta o metro cúbico de GNC, establecida por el presidente Fernando De la Rúa en 2001 mediante el decreto 1381, por un impuesto de igual monto sobre la transferencia a título oneroso o gratuito o importación de esos mismos combustibles, “pero lo más dañino fue la eliminación de la especificidad rural que debía tener el destino de los recursos del Fondo Hídrico. En el cambio del concepto de la norma se encuentra una de las causas de la paralización del volumen de las obras en la Cuenca del Salado”, dicen los productores.
 
Fuentes: Casares On Line - La Tribuna de la Región.