9 diciembre 2022

ME SANGRAN LAS ENCIAS!!!

 
Marta Daffonchio
Escribe la Dra. Marta E. Daffonchio
Odontóloga
M.P. 70246
Ciudad de Bragado
 
- ¿Por qué me sangran las encías?
- Qué pregunta tan común! A quién no le sangran o le han sangrado las encías?
Y ahora la respuesta.
La responsable (me pongo de pie): la GINGIVITIS MARGINAL CRÓNICA.
Traduzco: Inflamación (por eso termina en itis) crónica del tejido marginal blando que, justamente, rodea a cada uno de nuestros dientes: la encía.
Y aquí va la causa. El crecimiento exagerado o multiplicación  de los microorganismos que forman nuestra placa dental. Esa capa o película blanquecina que se deposita sobre nuestros dientes y que debe ser eliminada a diario, de la mejor manera posible. O sea, chicos... y grandes: hay que rever la técnica de higiene oral CORRECTA.
Comienza 20 o 30 minutos después de una ingesta de alimentos. No más. Para ello es  necesario considerar a nuestros dientes como las herramientas encargadas de atrapar y triturar nuestros alimentos nutrientes.
Primera acotación: ¿a quién se le ocurre guardar por ejemplo los cubiertos sin limpiar? ¿lo pensaron? Es equivalente a merendar o cenar con los dientes sin cepillar. Por lo tanto: momento adecuado respetado, me hago un buchecito tibio así ayudo a despegar los alimentos y con cepillo seco comienzo a efectuar un primer barrido, digamos, suavemente, dibujando círculos pequeños, de todas las caras visibles de nuestros dientes. Me enjuago. De este modo despejé todos los restos más visibles. Ahora coloco dentífrico, aprovechando sus principios detersivos para que la higiene sea más completa y minuciosa y recuperar un sabor más agradable.
Las caras visibles de los dientes son tres: la que se ve al sonreír -desde la línea media hasta la última muela-, la cara lingual -aquella que recorremos con la lengua al cerrar la boca- y por último la cara masticatoria o triturante, con todos sus surcos, donde la comida queda atrapada fácilmente y es muy común en consecuencia tener nuestra primera Caries.
Me hago otro buchecito y... con el cepillo limpio, sin dentífrico, lavo el dorso de la lengua. (Claro!!! la lengua también está sucia con placa y bacterias. Y a veces tiene vida propia: verde, marroncita... pigmentada por el mate. te o café, cuando no la lavo). La parte que se ve cuando saco la lengua...esa, sí. Siendo, a veces, la responsable de nuestra Halitosis (o mal aliento). Hoy algunos cepillos traen en el mango una superficie rugosa para limpiar la lengua.
Ahora... y no me odien, por favor:
Tenemos que usar un complemento del cepillo: el HILO DE SEDA DENTAL.
Claro...como la ama de casa: usa escobillón, plumero, franela... cada uno cumple un rol distinto y a su vez complementario.
El cepillado sólo, está comprobado, no elimina el cien por ciento de la placa. Queda un porcentaje en los espacios interdentales. Sí: entre un diente y otro hay una superficie amplia también contaminada con residuos. Allí es donde va a actuar el HILO.
Cómo usar el hilo dental
Hilo dental

  1. Debemos cortar del carretel un trozo generoso de hilo.
  2. Rodear el dedo índice de la mano izquierda con el mismo. Y tomar con la otra mano el otro extremo. Y así tenemos una segunda herramienta que con paciencia debemos pasar entre diente y diente, hasta llegar a la encía, girando despacito para arrastrar los residuos.

Ahí, seguro la encía me sangró!!!
Lógico, está inflamada porque sobre ella han actuado las toxinas liberadas por las bacterias.
Paciencia. El único y mejor remedio para que no sangren más es... seguir con la higiene. Al cabo de 2 o 3 días notaremos como va dejando de sangrar. ¿Por qué? Porque hemos eliminado las bacterias responsables.
El hilo basta con pasarlo una vez al día. Pero todos los díiiiiias!!!
Para finalizar: cuando me acuesto, me hago un buche con algún antiséptico bucal, -los hay de venta libre en cualquier súper (tipo Listerine, por ejemplo)-. Así, si me quedó alguna pícara bacteria alojada vaya saber uno, por dónde, es matada por la acción bactericida del mismo.
Si el sangrado o la hinchazón de mi encía es muy notable debo concurrir al odontólogo, ya que es necesario eliminar la placa mecánicamente. Sí!!!
Cuando la placa es madura se calcifica y se adhiere al diente como el sarro de la pava!
Bueno. ¿Se durmieron con mi relato?
Espero que no. Y que de una vez por todas entendamos que debemos hacer PRE-VEN-CIÓN.
Ahí está la clave... dientes sin caries y encías de color rosa pálido (como los escarpines de la beba) y sin sangrar cuando muerdo la manzana, por ejemplo o cuando me lavo los dientes.
Fuente: Revista Saludablemente