27 noviembre 2021

5 COSAS PARA HACER, Y SENTIRNOS BIEN

SentirsebienMuchas cosas podemos hacer para convertirnos y sentirnos mejores personas. Enero es el punto ideal de arranque, y por eso recopilamos y hoy compartimos una selección de cinco cosas para hacer más seguido y que nos ayudarán a proyectar un 2015 positivo. Utilizando nuestra imaginación seguramente podremos encontrar  muchas más.
 
1 Hacer un mejor uso de las redes socialesredes
Hoy en día solemos utilizar las redes sociales para conectarnos con nuestros amigos, ex compañeros y familiares, sin embargo, éstas también pueden ser utilizadas para promover proyectos u organizaciones que valen la pena simplemente compartiéndolas con amigos.
2 Expresar lo que sentimos a alguien especial para nosotros.
No necesitamos una ocasión o día especial para expresar nuestros sentimientos. Digámosle a nuestros padres, hermanos, amigos o pareja lo mucho que los amamos y lo mucho que significan para nosotros.
3 Organizar una fiesta para celebrar el éxito de un amigo o miembro de la familia
Una de las maneras en que podemos propagar nuestra bondad, es organizando una reunión o fiesta, dedicada a algún amigo o familiar que haya alcanzado un hito importante en su vida, como conseguir un buen trabajo o la finalización de su carrera, etc.
4 Donar dinero a una buena causadonacion
Si bien son épocas difíciles en nuestro país y gran parte del mundo, a veces nos queda algo de dinero extra. ¿por qué no compartir? Existen muchas obras de beneficencia que necesitan dinero para cumplir con sus actividades. Clubes, colegios, comedores, o simplemente alguna familia que la esté pasando mal.
5 Donar libros viejos a las bibliotecas locales
Si no los leemos hace tanto tiempo... ¿por qué mantenerlos guardados? En nuestra biblioteca local podríamos encontrar a alguien que pueda disfrutar nuestros libros. Dicen que hay que dejarlos circular... un buen momento para hacerlo.
Siempre estamos eligiendo, aunque sea de una manera inconsciente. Muchas cosas maravillosas suceden todo el tiempo. Son pequeños milagros, que normalmente pasamos por alto por considerarlos comunes o habituales.
Un excelente punto de partida es aceptar las cosas como son, la vida como es, y no condicionar nuestra felicidad a las situaciones externas, sino cultivarla dentro de nosotros.  Cuando miremos “ahí afuera”, seamos selectivos pero de una manera diferente: en vez de subrayar lo negativo, lo que nos falta, concentrémonos en lo bueno, en lo positivo, en lo que el momento presente tiene de maravilloso…