22 octubre 2021

CHANCHO A LA MESA

CHANCHOPechito, vacío y matambre de cerdo son cortes que cada vez se venden más en todas las regiones del país. Es que la gastronomía es dinámica, los gustos se modifican, los hábitos y las costumbres alimentarias  cambian y esa realidad se advierte en el constante aumento del consumo de carne de cerdo en todo el país.
El consumo per cápita de carne de cerdo ya llegó a 14 kilos, cuando en el 2008 era de sólo 2,5 kilos, destacó Juan Uccelli, presidente de la Asociación Argentina de Productores Porcinos.
"El año pasado cerramos con un consumo de 14 kilos por habitante, por año; 3 kilos se consumen a través de chacinados, fiambre, y 11 kilos a través de carne fresca, cuando hace seis años estábamos en 2,5 kilos de carne fresca", indicó.
El dirigente señaló: "Aprovechamos la oportunidad y la producción se está colocando totalmente en el mercado local y no damos abasto, todavía no llegamos al techo".
"Pasamos de ser productores de chancho a ser productores de carne de cerdo. El concepto cambió y lo que sucedió es que el productor chico hoy tiene una tecnología de punta muy parecida al del productor grande. No hay producción de cerdos en la argentina que no sea intensiva", dijo.
Además, manifestó que "el año pasado cerramos con 370 mil madres y estamos en los 4,5 millones de cabezas. Tendríamos que estar faenando 9 millones de cerdos, todavía nos encontramos lejos de la eficiencia ideal".
"En el 2001 llegamos a faenar 1,8 millones de cabezas, uno de los valores históricos más bajos, y desde 2006 empezamos a hacer récords", sostuvo.
Consideró que todavía están lejos del techo de consumo: "por lo que todo lo que estamos haciendo se está destinando al mercado interno, teniendo alguna posibilidad de exportar".
Uccelli explicó que "Chile está en el primero o segundo lugar de eficiencia por madre producida, 27 ó 28 animales faenados por año, Brasil está en 20 y nosotros en 17. Uno tendría que apostar a llegar a esos volúmenes y es posible. Están alimentando cerdos en Chile con maíz y soja argentinos".
También afirmó que "lo que le falta al sector que recién se está armando es la idea empresarial. El cerdo era la caja chica del campo y la industria estaba destinada a chacinería artesanal".
"Nosotros hoy estamos teniendo una apertura, una nueva camada de empresarios, gente joven que está manejando su producción de porcinos como una empresa y con la idea de que tienen que llegar lo más cerca del consumidor, por lo que hubo una explosión de carnicerías en el interior del país".