VIDAL Y UN “AYUDÍN” A LOS MUNICIPIOS