VIDAL APURA LA EXTINCIÓN DE DOMINIO