Vendían certificados truchos de Covid-19


Tres profesionales fueron demorados en una empresa de medicina laboral en Pilar. Los acusan de vender certificados truchos de Covid-19.



Lunes 16 de noviembre de 2020.

 

Un médico de 58 años, un radiólogo de 34 y un enfermero de 59 fueron aprehendidos en las últimas horas en una empresa de medicina laboral en la localidad bonaerense de Pilar acusados de expedir certificados truchos de Covid-19, con los que habrían recaudado cerca de 1.250.000 pesos, informaron fuentes policiales.

Efectivos policiales de la Sub DDI de Pilar allanaron una empresa de medicina laboral ubicada en la calle Rivadavia al 360 ante una denuncia del Colegio de Bioquímicos local, que indicaba que se estarían expidiendo certificados apócrifos de Coronavirus.
Los detectives encontraron elementos para hacer los controles, como hisopos y tubos de ensayo, además de 500 certificados SARS CoV 2 sin entregar.
Fuentes policiales señalaron la investigación se inició hace unos 45 días cuando la Subdelegación de Investigaciones de Pilar (DDI) recibió una denuncia del Colegio de Bioquímicos de la Provincia de Buenos Aires, sobre el funcionamiento de un laboratorio trucho en plena centro de la ciudad.

Efectivos policiales simularon ser clientes y llegaron hasta las oficinas de la calle Rivadavia 360 donde funciona la empresa Medicina Laboral SRL. De esta manera comprobaron que el lugar funcionaba de forma irregular.

En el lugar ofrecían testeos por Covid y distintos exámenes solicitado por empresas para el apto médico e ingreso laboral. Durante el operativo fueron demorados un médico, un radiólogo y un enfermero, aunque luego fueron puestas en libertad hasta tanto la justicia determine cuál es su situación procesal.

Todo parece indicar que los aprehendidos se hacían pasar por bioquímicos y se estima que estaban a cargo de efectuar las maniobras con las que cobraban 2.500 pesos por cada certificado.

Fuentes de la investigación señalaron que en el lugar se hallaron 500 certificados truchos que aún no habían sido entregados y que a un precio de 2.500 pesos arroja un total de 1,25 millones de pesos. Los mismos investigadores están tratando de establecer qué cantidad de certificados falsos fueron entregados en el lugar desde que comenzaron con la maniobra. En tanto se indicó que los clientes acudían al lugar “de buena fe”.

En principio la causa fue caratulada por el fiscal Germán Camafreitas Stefich, titular de la UFI N° 3, como estafa y usurpación de títulos y honores.

También te podría gustar...