UNA “PICADITA” EN EL AUTÓDROMO